viernes, 30 de enero de 2009

Nos vamos a Kelo

Tras los acontecimientos del incendio y de la radio, poco más ha pasado por Laï. Aunque para muchos la vida aquí se convierte en una vida monótona y aburrida porque siempre es lo mismo a nosotros nos encanta.

Despertarnos y desayunar todos juntos hace las mañanas diferentes a lo que estamos acostumbrados. Nos despertamos a eso de las 7, las alarmas de los móviles empiezan a sonar mientras que en la calle los gallos nos dan los buenos días con su típico ¡kikirikiiiiiiii! Poco a poco nos vamos encontrando en la cocina, el primero pone la mesa y calienta el agua para preparar el café y el resto espera sin apenas mediar palabra, el francés aún no es nuestro fuerte y mucho menos por las mañanas. Tostadas (bueno mejor dicho pan duro porque aquí se come así, o muy blando o muy duro) cafés, galletas, mermelada…

Después salir de casa nos volvemos a dar cuenta de la realidad en la que vivimos, ver de nuevo esas casas de barro y cada uno haciendo sus labores. Las mujeres aireando el grano de arroz para separarlo de la cáscara o barriendo cuidadosamente, con un manojo de pajas, cada centímetro de sus parcelitas. Los animales de aquí para allá, luchando por conseguir algo que comer, o los cerditos devorando a sus madres. Los niños cantando y saltando por todos lados. Algunos lloran pero, al vernos pasar, sonríen y nos saludan, ningún día hemos conseguido llegar al trabajo sin detenernos a saludar algún niño.

Trabajar “duramente” por las mañanas, regresar a casa con el abrasador sol de mediodía y devorar la comida que Clementine nos ha preparado con mucho cariño. Aquí devoramos, comemos bien pero sobretodo limpiamos los platos, no dejamos ni un grano de arroz en el. Tras la sagrada siesta, un buen paseo por el rio mientras cae el sol y después un ratito de internet para poder poner al día las crónicas y las fotos que tanto os gustan. Posiblemente también unas cervezas y después de nuevo a casa a preparar la cena.

El viaje de Jean Nicolas a la capital nos permitió aprovisionarnos de varias cosas, especialmente patatas, aceite, cebollas y huevos lo que permitió hacer nuestra esperada tortilla de patatas. Los franceses expectantes esperaban este momento tanto o más que nosotros. Tras un día agotador, compramos unas cervecitas y corrimos a casa para prepararla. Todos colaboraban en algo, Jean Nicola ponía la mesa, Alice ponía las cervezas y algo para picar mientras que nosotros nos encargamos de que los ingredientes estuvieran en su punto, patatas, cebollas y 8 huevos bien batidos. El problema es que la sartén era demasiada grande como para volcar la tortilla sin problemas, y ahí empezó el miedo a que todo se fuese al garete. Manu miraba con expectación porque sabía que era imposible darle la vuelta a esa enorme tortilla en un pequeño plato hondo que Alice me había proporcionado, pero finalmente con un poco de cariño y esperanza… ¡voilà! La tortilla nos salió como nunca (a Mariu), los franceses flipaban y nosotros aún más. Fotos, canciones españolas y muchas risas, fue una noche muy especial.

En Laï se dedican esencialmente a la fabricación de ladrillo, pequeño comercio y actividades agrícolas y ganaderas. El problema es que, al terminar la recolección, mucha gente se queda durante meses sin nada que hacer, a la espera de que llegue de nuevo la época de lluvias para volver a sembrar, especialmente arroz y otros cereales.

Como os dijimos, este fin de semana nos vamos a Kelo. Allí no tenemos conexión a internet, así que nuestros fieles seguidores tendrán que esperar pacientemente a que regresemos para poderos contar las novedades. Nos gustaría aprovechar este momento para daros las gracias a todos por vuestro seguimiento y apoyo, por vuestros mensajes, consejos y opiniones. Nos gustaría agradecéroslo personalmente a cada uno de vosotros, a los ADANEros (impulsores de esta aventura), padres y madres pantojos (no os preocupéis que estamos bien), hermanos, amigos de Manu, amigos de Mariu, amigos comunes, Jose el conserje (has dejado mucha huella), familiares de todo tipo, abuelo Guillermo, tíos, tías, amigos de las familias, amigos de amigos, amigos anónimos y ese largo etcétera, innumerable, que nos sigue desde tantos sitios distintos. Para nosotros es un gran consuelo saber que estáis ahí detrás, aunque sea virtualmente, y saber que, además del trabajo físico que realizamos aquí, podemos también difundirlo y dar a conocer la labor de tantas personas que dan su vida por otros y la situación dramática de Chad que fácilmente se puede extrapolar a tantos y tantos países de África y del Tercer Mundo, esa realidad paralela de la que tan a menudo nos olvidamos, embriagados por ese supuesto bienestar del que llamamos Mundo Desarrollado.

Nos vemos en unos días, con nuevas crónicas y fotos. Un abrazo muy fuerte.

7 comentarios:

Nuria dijo...

cuanta razon teneis con eso de que olvidamos esta realidad... jejeje

al final hoy me he tenido que ir antes del curro pq estaba con fiebre... jajaja y ademas le he enganchao el trancazo a david!!

me encanto oir vuestras voces ayer!!!! me moria de ganas de hablar y mi padre me metia la bronca pq me enrollaba demasiado... luego david estaba celoso y tambien quiso llamar jajaja

estoy contenta de veros tan bien, estoy convencida que vais a hacer un gran trabajo!

seguro que disfrutais en Kelo con Carlos y aprendeis un monton de cosas. aprovechad!!

un besito muyyyy fuerte!

Anónimo dijo...

Fenomenal vuestro relato.Se os ve felices en la rutina de cada día, y esto es hermosísimo , porque ahí es donde disfrutais minuto a minuto con las cosas pequeñas.Y en esto consite la auténtica felicidad.Todos sonrien , y los niños , que tienen el alma más limpia, os tocan y acarician.
La aventura de la tortilla de patatas tendreis que repetirla . A vuestro tío Guillermo , cuando estaba en USA, lo volvían loco sus compañeros para que les hiciese nuestra famosa tortilla y a vosotros os pasará lo mismo.
Espero ansioso que volvais de Kelo y nos conteis nuevas experiencias .Os siguen desde muchas partes del mundo (lo acredita el nº de entradas) con lo que vuestra labor es inmensa ya que llevais la alegria de vuestro servicio a los más pobres del mundo a muchísimas personas y esto tiene un caracter exponencial.Como yo , hay otros mucho que estamos enganchados a vuestras crónicas . Nos costará el estar unos días sin saber de vosotros.Pero luego vendrá la compensación.Estamos a vuestro lado constantemente y os queremos con locura. Ah¡ Y gracias infinitas por vuestras "gracias"..Yo soy el que tengo que dároslas a vosotros .Porque tengo dos nietos(perdóname Mariu por considerarte también a ti como mi nieta pero ese es mi sentimiento) que me hacen sentir el más feliz y orgulloso de los abuelos.Guillermo(el abuelo)

Chus Mama dijo...

Queridos y adorados chicos: que aunque anoche hablé por la web con vosotros y sigo diciendo que es lo que más me gusta porque oigo tu voz a la vez que veo tu cara hija y me llena de alegría, ahí va mi comentario para expresaros un día más mi apoyo y solidaridad con vuestra causa que ya tambén es la nuestra. He pensado que si nos ofrecen esa valija que dijeron en la que os podríamos enviar cosas, podriamos pensar en mandar un ordenador, que aunque no fuera último adelanto, si mejor que el que teneis y así mismo lo que pudierais ver que fuera necesidad. Como estareis de finde, os llamaremos el Domingo al movil para que pueda hablar la abuela y le enseñaré las nuevas fotos que yo tengo ampliadas y papá las ha metido en un album del ordenador. Esto debe ser lo que hacen los padres de los famosos cuando empiezan a triunfar sus hijos. Os he dicho que os quiero? pues así es y mucho

Alejandro dijo...

Queridos amigos: Hablais de rutina en referencia a las gentes del país, pero veo que en vuestra vida no hay sino una emoción trás otra. Espero que tras incendios varios y explosiones todo discurra por caminos de mayor normalidad. Creo que una de las cosas mas importantes de vuestra labor en esta tierra africana es la de sembrar vuestra semilla, aunque sean otros más tarde los que recojan los frutos. Los resultados, a veces hay que verlos a medio-largo plazo y más en el sitio donde estais, mejor que yo lo sabeis vosotros. Por lo tanto, mucha ilusión como hasta ahora, pero también mucha paciencia y sobre todo confianza total y "discreción" con los responsables de la Organización, cuando haya algún problema mas serio que discutir....Seguimos en contacto. Con el máximo cariño, Alejandro.

Ainhoa dijo...

Hola chicos!!! Hacía una semanilla que no entraba en vuestro blog...weno, xo ni en vuestro blog ni en ningun sitio de internet (aunque no podais creerlo). Pero es que con el trabajo este no tengo tiempo casi para hacer nada..me levanto, trabajo, duermo, me levanto, trabajo, duermo..No he visto a nadie desde que os fuisteis!!!!! A vosotros me separa la distancia y a los demás los exámenes jeje.
Me hace gracia lo de la fiesta en Laï, todos de trankis y de repente suena el bombazo y a bailarlo jeje..a ver si os haceis un video bailando algo tipico de alli.

Bueno un besazo!!!

Ainhoa

Noemí dijo...

Hola,
me presento. Me llamo Noemí y también viví en Laï durante el año 2001, colaborando con el BELACD.
No sabeís la envidia que me dais.
Para mí, ese año ahí (dejando a un lado otras cuestiones personales, como mi boda, por ejemplo)fue lo mejor que he hecho en la vida y el llugar en el que he sido más feliz nunca.
Así que relajaos y disfrutad de todo.
Os sigo leyendo.
Saludos a toda la gente por ahí: Monseñor, Rossana, Marco, Teo, Blaise, todos...todos.

Anónimo dijo...

Lo estáis haciendo todo fetén, sois incansables, aprovechad la juventud de ahora para sembraros un futuro más fácil. Ánimo chicos. Por cierto Nachete me dice que si has visto a Mártin (la cebra de Madagascar)ja, ja.
Un besazo de los Cotis.