lunes, 26 de enero de 2009

Cumplimos la primera semana

Hemos cumplido nuestra primera semana por aquí, el tiempo ha volado, más aún cuando empezamos el trabajo. Entramos a trabajar a las 8 de la mañana, y salimos a eso de la 13:30, sábados inclusive. Por las tardes no trabaja nadie en la CECI, aunque nos solemos pasar un rato a hacer cualquier cosilla, además, así aprovechamos para recargar baterías de ordenador, móviles, cámaras y demás. ¡Y aprovechamos nuestro primer despacho que tanta ilusión nos hace!

Ya dijimos que el trabajo era lento y plagado de descansos, especialmente el de las 11, cuando vienen señoras de esas con platos gigantes en la cabeza y compramos el almuerzo, bolsitas de cacahuetes y empanadillas con sabor a pollo, un tanto picantes. La cajera de la CECI es una chica guapísima, se llama Rosalie, y está soltera, lo cual es extremadamente raro aquí. Sorprende ver la belleza y la elegancia de la gente, demostrando una gran dignidad y amor propio. Las mujeres solteras tienen problemas para integrarse, no está bien visto, de hecho, a nosotros nos preguntan constantemente si estamos casados y si hemos venido aquí a tener hijos. Los niños se creen que somos un cura y una monja.

El otro día Clementine nos preparó un pollo frito con patatas buenísimo, lo trajo vivo a casa, lo desplumó en su cocina y al buche, creo que nunca había comido carne tan fresca. Por aquí es habitual que la gente vaya con el pollo vivo colgando bajo el brazo, incluso que te regalen una como muestra de agradecimiento. Clementine tiene una pequeña cocina en el jardín, donde nos prepara la comida cocinada al carbón, al estilo chadiano y a diario nos pregunta preocupada si nos gustó la comida. Os la presentamos, es como una madre, todo el dia pendiente, es la de abajo a la derecha. La de la izquierda es Rosalie, trabajadora de la CECI.

Una noche Alice fue a buscar un cubo allí y salió corriendo al grito de “¡Escorpión! ¡Escorpión!”, os podeis imaginar el susto. Fuimos todos corriendo a ver que era, esperando encontrar un tremendo monstruo negro asesino, pero no, era pequeñito, una especie de alacrán, prácticamente inofensivos. Menos mal que estaba Carlos y se encargó de aniquilarlo, después nos contó aventuras de la multitud de animales que ha matado y comido en su largo periplo por África, un baúl de historias increíbles. Carlos es nuestro protector aquí y casi a diario nos llama para ver cómo vamos, recibimos un mensaje suyo: “me estoy comiendo un huevo frito con morcilla”.

El sábado por la noche, tras comernos los restos de pollo y un poco de lomo ibérico que todavía nos queda, fuimos a la discoteca. Un solar con una pista de baile y muchas mesitas, con música actual africana, que salía por unos altavoces distorsionados. La gente baila constantemente, lentamente, con ritmo pero con suavidad. Cuando les gusta la canción, lógicamente, se levantan de sus mesas y salen a la pista. Lo gracioso es que el baile suele ser en grupo, en círculo o en línea, hombro con hombro. Cuando salta la cinta, todos a su sitio de nuevo como si no se conociesen. Mariu y Alice se atrevieron a salir, fue muy divertido, imaginaos las risas de todos al ver a los nassara bailar. Por aquí aún se recuerdan los bailes de Raquel, la chica valenciana que estuvo antes que nosotros, trabajando también en la CECI. Por lo visto, bailaba a lo español, demasiado rápido y la gente le decía “no! Así no!”

El problema es que esa noche hacía frío, o al menos eso dicen, porque para nosotros los 25 grados que marcaba el termómetro nos parecían como una agradable noche de verano. Pero aquí es invierno ahora también y, si refresca, la gente sale menos como en todos lados.

El domingo lo dedicamos a trabajar un poco en la casa, que aún tiene muchos detalles por terminar. Lo primero es sacar agua del pozo para regar los limoneros que van creciendo, pintar un poco ventanas y puertas, y preparar ladrillos para construir un murito en el porche de la entrada para la época de lluvias. Las chicas se fueron al mercado, cuidando sus vestimentas ya que la mayoría de los comerciantes son musulmanes. Mientras, los chicos, se quedan en casa terminando el bricolaje.

Mariu: aventura en el mercado

La aventura de ir al mercado los domingos creo que se va a convertir en una tradición porque para mi fue alucinante. Tras haber terminado todas las labores del hogar, las chicas de la casa nos preparamos para ir a dar una vuelta y así poder
comprar algunas cosas que nos hacían falta para la casa.

Llegando al mercado me di cuenta que un simple paseo de domingo se iba a convertir en un baño de masas, como si fuésemos dos grandes celebridades. Aparcamos la moto en una de las calles principales y en menos de un minuto, sin apenas bajarnos de la moto, estábamos rodeadas de niños y de personas expectantes por lo que íbamos a comprar.

Lo que no se esperaban es que nuestra primera parada iba a ser en una pequeña ferretería repleta de miles de cosas por las estanterías, clavos, tornillos, minicadenas, bolis, cuadernos… con el fin de comprar un rastrillo para nuestro jardín.

Nos ofrecían de todo, incluso viagras y otro tipo de medicinas que venden en bolsas de plástico como si de caramelos se tratase. La gente, sobre todo los niños, nos seguían a la voz de “nassara, nassara” o “ma soeur, ma soeur” y aunque la cosa se ponía difícil… seguimos con nuestras compras.

Después de comprar algunas cosillas más en las tiendas de la calle principal, nos adentramos por un pequeño callejón al mercado de textiles. Allí nos esperaba otro mundo lleno de callejones tapados con un fino techo de paja que apenas dejaban entrar los rayos de sol. Cuando por fin consigo habituar mi vista por el contraste de luz que había de una calle a otra, empecé a asimilar todo lo que me rodeaba.

Quería comprarme alguna tela para hacerme un vestido o una camisa pero la cosa no fue fácil, había miles de colores, formas, texturas…y no me terminaba de decidir, mientras comerciantes y clientes esperaban impacientes que terminase. Finalmente me decidí por una preciosa con la que un día de estos encargaré un vestido.

Volvimos a salir a la calle principal para ir al mercado de alimentos, otro callejón escondía otro nuevo mundo lleno de tenderetes con todo tipo de alimentos que desprendían un olor muy fuerte, la mezcla de pescado frito con el de las especias daba un toque peculiar a la situación. Compramos algunas verduras, que luego desinfectamos cuidadosamente, y una especie de empanadillas fritas de las que lleva la vendedora de los descansos al trabajo, que aquí se llaman “beignets de haricot”.

La idea de la tortilla de patatas fracasó por la falta de huevos aunque, como siempre, comimos de maravilla.

13 comentarios:

Nuria dijo...

Imagino perfectamente a Mariu paseando por el mercado!! seguro que estaras guapisima con tu vestido chadiano!!

me alegro muchisimo de que todo vaya tan bien, soy muy feliz por vosotros!!! jejeje

ya he visto las fotos y son geniales! queremos masssss!!!

que bien que Carlos os cuide tanto eh?!! y no mas sustos con escorpiones por favor!!

muchos besos!!!

ana dijo...

Es la primera semana de una etapa muy importante en vuestras vidas. Me encanta todo lo que explicais, daría cualquier cosa por compartir con vosotros aunque fuera un día. Desde aqui estoy deslumbrada..todo parece sencillo pero en el fondo complicado, porque al final vuestra labor es ayudarles a que su vida sea mejor. Estoy convencida de que vais a implicaros mucho y contribuireis a que se avance, poco a poco quizas, pero será un logro.

Mariu estas guapisima y tu cara refleja sin duda felicidad.

Un beso y un abrazo muy fuerte para los dos.

Ana Iglesias

Ana Santos dijo...

Vuestra primera semana trabajando en el Chad tan llenos de vivencias... Por favor dadles las gracias a todos los que os han acogido, Carlos, Alice, Clementine, Rosalie, Julienne... forman ya parte de nuestras vidas y estoy segura de que gracias a su enorme calidad humana todo ha sido mas sencillo.
Contadnos como va el trabajo, aunque sea a ritmo chadiano, cuales son las necesidades (aunque sean utopías) y que creeís que se puede ir haciendo. Me resulta asombroso que estas personas ahorren con sus ingresos, otra cosa mas para meditar y para aprender.
Nos encantan las fotos!!! Os vemos a los dos guapos y felices y de esta manera nos haceís felices también a todos nosotros. Un beso muy muy fuerte para todos

Leticia dijo...

En primer lugar, qué guapa estás en las fotos hermana...transmites tanta alegría y felicidad que no me canso de verte ahí sonriente una y otra vez...parece que me dices, Leti, estoy fenomenal y como me pusiste en el primer sms que me mandaste "no tengo palabras para explicar todo esto y lo que estamos viendo". Me alegra mucho verte tan bien y feliz.
En la misma línea, ole y ole, lo bien que escribes...como pude dudar en algún momento de tus habilidades como escritora¡¡Y no es amor de hermana, eh¡....
Por último, al igual que imagino le pasa al resto de "comentaristas" siento que todos forman parte ya de mi día a día, como si estuviera allí, como si los conociera a todos...es como cuando te metes en la historia de un libro y todos los personajes forman parte de un trocito de tu vida y cuando terminas de leer el libro te da pena y te despides de todos ellos. Clementine, Alice, Carlos...está tan bien escrito y descrito que es como si los conociéramos desde hace tiempo...cuando la crónica termina te sientes obligado a despedirte con nostalgia de todos, de vosotros...impaciente porque colguéis un relato nuevo y podamos estar allí de nuevo entre los olores, la música, el calor... Adiooooos. TQ hermana (BDH).

Chus mama dijo...

pBueno chicos: Ayer antes de comer miré yno había crónica, y cómo te dije por tlfno. por la noche, la esperé porque m quede n poco "pluf" como me imagino que los demás contertulios chadianos. Pero cuando vengo de trabajar veo el nuevo escrito y además con esas fotos tan grandes y estupendas. Que guapa estás hija. Que biente sienta Africa!!.y que graciosa l narración del mercado. Ya te imagino eligiendola tela con la expectacion de todas la miradas.Que envidia me dais el poder vivir cada día que pasa distinto y diferente al anterior. Siempre he pensado que la maldita rutina te hace morir un poco.Aparte de cumplir con vuestro trabajo, al día siguiente no sabeis que experiencia nueva vais a vivir. Que guapa Clementine, dile de mi parte que gracias por cuidar de vosotros yque algún día, a lo mejor la puedo conocer. Oye! mira a ver si podemos poner un negocio allí y nos vamos. Yo taller de teatro y poesía, cocina etc. y los demás ya veremos. Os quiero, besos mil a los dos.

Anónimo dijo...

Hola chicos!!! ya estoy aqui otra vez con vosotros, aunque no os escribo con toda la continuidad que deseara, no os penseis que no os leo y me acuerdo de vosotros. Deciros que aunque a vosotros estos primeros dias se os pasen volando, me pongo en la piel de vuestros intimos amigos y familiares y seguro que para ellos, esta primera semana les pareceran meses o incluso años, porque por lo menos para mi, un mero conocido de los dos, asi me lo parecen. El sabado por la mañana coincidi con Ileka y claro eso me hizo acordarme, demasiado de vosotros, recordar las prisas de Manu por ir a casa a sus clases y sobre todo porque claro, su querida Mariu estaba sola con el (como el me decia jaja).
Deciros tambien que al ver vuestras fotos me tranquilizo mucho mas ya que os veo sonreir y con esa cara de felicidad que transmitis por ellas.
Gracias a vuestras cronicas nos haceis pensar, pensar mucho en lo egoistas que podemos llegar a ser en determinados momentos de nuestras vidas y sobre todo, nos haceis valorar mucho mas todas las cosas que tenemos, aunque muchas veces sean autenticos lujos, gracias a ellas nos poneis los pies en la tierra a muchos y nos haceis ver que las cosas materiales no son las verdaderas importantes de la vida y que tenemos que apredender y mucho de esta gente, para sobre todo SER MAS FELICES, por esto y por muchas otras cosas gracias de todo corazon "chicos", un fuerte abrazo, Jose (el conserje jaja)

P.D.: madre de Manu con tus palabras ya me llego tu beso, recibe un fuerte abrazo.

Charly dijo...

Hola Mariu,Hola Manu!!!, este es mi primer comentario, pero no penséis que no he estado siguiendo todos y cada uno de vuestros pasos estos primeros días... ¡No me he perdido ni un capítulo!.
Sinceramente, es dificil añadir algo más a todo lo que os han dicho, sugerido o comentado hasta ahora. Lo que si he leido y suscribo punto por punto es que aunque a vosotros el tiempo os pase volando, para mi igual que para Leti nos parece que hace años que partísteis y os echamos mucho de menos... Te echamos mucho de menos TATA.
Pero también es verdad que, con la felicidad y el ánimo que transmitís en cada palabra de vuestro relato y cada gesto de vuestras fotografías uno desde aquí también termina por estarlo, me siento orgulloso de ver lo que estáis haciendo y vais a hacer durante estos meses, no me extraña nada que os hagáis querer pronto y dejéis una profunda huella haya por donde paséis... pero estar seguros de que Africa también la dejará permanente en vosotros.
Bueno chicos, seguid con el mismo ánimo, disfrutad a tope siempre de cada momento pero no olvidéis que aún os queda mucho por delante, que no será sencillo pero que tenéis todo nuestro calor y nuestro aliento.
¡¡¡Cuidaos mucho!!!

Anónimo dijo...

Hola a los dos, joder pero que bien lo estáis haciendo, además da gusto como relatáis todas las cosas que nos estáis describiendo, cada vez que leo todo lo que ponéis en el blog me dais mas envidia así que a seguir trabajando y disfrutando de todos los momentos allí, un abrazo muy grande para los dos y cuidaros muchísimo.
por cierto muy buenas las fotos y Manu deja de currar tanto en la casa y de hacer ñapas que el de mantenimiento era yo, no vaya a ser que cuando regreses ya no necesites mas de mis servicios jajaja
Javi de Toledo.

PADRE DE LA MUJER NASSARA dijo...

Hola Eugenia.
Me encanta leer vuestras crónicas y me encanta charlar con vosotros por el skyp. Agradezco las constantes demostraciones de que estais bien. Parece como si quisierais ponernos los dientes largos en cada crónica. A mi me vale tu sonrisa y la de Manu para tranquilizarme al saber que ESTAIS BIEN.

Estoy seguro de que hareis un trabajo serio y util. Te conozco bien y me consta que será así. Manu y tu formais una pareja que garantiza el exito de ese proyecto.

Me da un poco de "yu-yu" que os guste demasiado aquél lugar. Pero si fuera así mi apoyo total siempre que os cuideis respecto de las amenazas de epidemias, contagios etc.

Hablando de contagios, un día te escribí que el mejor contagio es el que tú provoques en lo que a amor, cariño y ternura. Soy un padre orgulloso de mis hijas y en lo que afecta a tu presencia en Lai confío en ti para cumplir bien esa misión que os habeis propuesto.

En base a esa ternura y amor a los demás que hay en vosotros, en tí, y a la envidiable capacidad de relación con todo tipo de personas, caminas BIEN por esta vida. La liturgia es para los que no nos atrevemos o no sabemos hacer lo que haceis vosotros.

Tu padre

Anónimo dijo...

El tiempo corre muy deprisa , pero vosotros no lo desaprovechais.Os imagino a los dos en vuestro flamante despacho trabajando.Y más que trabajar SIRVIENDO a tantas personas que os demuestran constantemente ,con su alegría y sus sonrisas , todo el cariño que demuestran profesaros ; a pesar de su pobreza.
Supongo que os habreis dado cuenta que os habeis convertido en banqueros.Y los banqueros manejan dinero y esto siempre conlleva su peligro.Sobre todo si pensamos que el dinero es de los que confían en vosotros .Permitidme unos consejos de "banquero viejo" . Cuando alguien entrega su dinero , poco o mucho ¿Que es lo que espera? Ante todo , seguridad de que se lo van a guardar bien.Después,disponibilidad inmediata cuando lo necesite Tecnicamente se llama "liquidez".Por útimo, rentabilidad.Es decir, que ese dinero le proporcionen unos intereses.En ese orden es como debeis actuar.Primando siempre la seguridad.La entidad financiera coloca bien seguro el dinero que recibe de los ahorradores y percibe por ello unos intereses, que siempre serán inferiores a los que ofrezca al ahorrador .En la diferencia está su beneficio.
Un caso distinto a tratar son los microcréditos . Como los peticionarios no pueden ofrecer garantías porque no tienen nada , el microcrédito se basa siempre en la confianza.Hay que estudiar bien el proyecto donde lo van a emplear y darles un margen amplio de confianza . Todos los receptores en un 98% (son los cálculos de Vicente Ferrer en la India)cumplen.Su honestidad es muy superior a la del mundo occidental, y se dejan la vida para llevar a buen fin el trabajo proyectado y devolver el préstamo con sus intereses que deben ser muy bajos , pero siempre algo superiores, lo justo para cubrir gastos,a lo que recibe la entidad financiera al colocar sus depósitos.
Buueno, y basta de rollos.Tengo la seguridad de que el pollo que os preparó Clementine os sentaría fenomenal.Seguid así.Estais dando cariño , y a cambio, aún recibireis más.Os recuerda siempre
Guillermo(El abuelo)

Marta dijo...

Hola super prima!!!!!no me pierdo ni una de vuestras cronicas, a un que sea esta la primera vez que escribo.

Primera etápa conseguida, 1 semana alli, FELICIDADES!! y me alegro de que esteis bien, he de decir que siento una profunda admiración por lo que estais haciendo y por vosostros, no todos tenemos esa valentia y esa fuerza!!!.

Y tu primita estas en tu salsa, te imagino en el mercado comprando y regateando como una más encantada y disfrutando lo maximo!!!!

Bueno cuidaros muchísimo!!!!

Raquel dijo...

A ver, a ver, que he leído una "calumnia" y no tengo mas remedio que desmentirla... Pero como que valenciana?! "Marciana" de Murcia (Águilas, para ser exactos) y a mucha honra jaja!
Por cierto, la historia de que yo bailaba muy deprisa os la han contado mal jaja! No se quien habrá sido vuestra fuente de información pero desde luego, no se entero de que iba la historia... o esta mezclando, por los menos dos, jaja!
Me alegro que todo vaya bien... pero no seáis tan productivos escribiendo que no doy abasto!:oD
Besos de vaca y abrazos de oso, para no perder la costumbre...

Anónimo dijo...

Por fín he podido entrar en vuestro blog. Me parece maravilloso todo lo que estáis haciendo, además se os ve tan felices. desde Madrid os deseamos Laura, Cecilia y yo una feliz estancia. Espero que podáis hacer todo lo que habíais planeado. ya nos iréis contando. un beso fuerte.

Asun Aguerri