viernes, 23 de enero de 2009

Primeros días en Laï

Los tres días que pasamos en el centro de acogida de Laï han sido de conocimiento del medio que nos rodea, la primera reunión de trabajo no estaba programada hasta el jueves, estuvimos de maravilla. La gente se ha volcado completamente con nosotros, no sólo los cooperantes, también los trabajadores chadianos y el pueblo en general. Cada hora que pasaba encerraba multitud de nuevas historias y sensaciones. La llegada fue de por sí impactante, nos mostraron nuestra habitación y, sorpresa, nuestra vecina era una flamante avestruz llamada Pepita. Llevan tiempo alimentándola para poder celebrar en unos meses la construcción del puente con el que se podrá pasar el Logone sin esperar al famoso bac. En estos tres días la hemos cogido bastante cariño, se asomaba cada mañana por la ventana de nuestra habitación para darnos los buenos días, pero seguro que dará de comer a muchas bocas.

Jacqueline, regenta el centro con una increíble dedicación, ha sido como una madre para nosotros, atendiéndonos constantemente. En este recinto protegido encierra multitud de actividades que dan vida a Laï, principalmente la radio Effata. Es la única radio que se escucha en la zona y, junto a los bares, es una de las pocas fuentes de ocio. La gente va con la radio colgando de aquí para allá, esperando que comience la programación. La radio es coordinada por Alice y Jean, el técnico de sonido, chadiano pseudo aragonés. Ha tenido la oportunidad de ir en un par de ocasiones a Zaragoza para completar su formación, incluso habla español. Se ha convertido en otro de nuestros nuevos amigos y siempre que podemos nos pasamos por la radio a saludarle, hablamos de cómo va el Real Zaragoza, nos enseña fotos, nos pone música chadiana o simplemente hablamos de Francesc y Mireia, sus grandes amigos. Nos cuenta como vivió su visita a Barcelona, la playa, el barsa…

No os comentamos una de las cosas que más nos sorprendieron en kelo. Bueno, por supuesto que por aquí abundan las camisetas del barsa, juventus, Milán, incluso de shakira! Pero sin duda lo más fuerte fue ver como había muchos bares donde poder ver la Liga Española en directo, Mallorca, Villarreal, Bilbao, Madrid, Barça....todos los partidos!

La programación de radio Effata es mucho mejor de lo que nos podíamos imaginar: noticias locales, internacionales, deportes, historia, música, programas infantiles, incluso la gente puede llamar. La radio da vida a la zona. Todo bajo la supervisión de Alice, que también dirige la imprenta de la diócesis, una máquina de fotocopias, una guillotina y una encuadernadora.

En el recinto también se encuentra el departamento de construcción, dónde trabaja Jean Nicola, el otro cooperante francés, un joven ingeniero de Lyon. Al lado se encuentra el departamento de Justicia y Paz y la sede de la BELACD, la ONG local, que coordina las CECI, las cajas de ahorro en las trabajamos.

Tuvimos la oportunidad de visitar a pie Laï, con la compañía de Alice, más que domada en estas situaciones. El nudo en el estomago era necesario para poder andar por la calle principal. Laï es mucho más rural que Kelo, no tiene carreteras asfaltadas y hay muchos animales por las calles. Es habitual ver cruzar a la familia de pollitos o la piara de cerdos, famélicas vacas o sedientas ovejas. El olor es a veces un tanto similar a la granja escuela de nuestra infancia, mezclado con el de las hogueras, donde se queman a diario los pocos desperdicios que se generan.

Sorprende la felicidad de la gente, especialmente la de los niños. La música es constante, cánticos y tambores. Los funerales se celebran con largas fiestas y las muertes son más que habituales, así que funerales diarios. También los niños hacen cánticos a la luna, las estrellas, o simplemente porque están contentos, sí, se les ve contentos. Máxima pobreza y máxima alegría. Alegría por una pelota hecha de plásticos atados, por una lata chafada o simplemente porque pase un nassara. Creemos que tenemos cosas que enseñarles, tal vez algo, pero no somos conscientes de los que tenemos que aprender de ellos. Valores más que perdidos en nuestro mundo.

Todavía estábamos adaptándonos a nuestro nuevo medio y todo impresionaba. Recuerdo especialmente cuando fuimos por primera vez al mercado a buscar unas tarjetas para el móvil (por cierto nuestros números chadianos son 002343526696 y 002343526697). La calle comercial de Laï es un cúmulo de pequeños locales donde venden bastantes cosas. Las miradas son incesantes, los niños nos saludan constantemente regalándonos sonrisas de oreja a oreja. Nos metimos por callejón de poco más de medio metro de anchura y aparecimos en el mercado de productos agrícolas, una maraña de esterillas bajo techos de paja, donde las mujeres vendían. Había bastantes productos de huerta, tomates, cebollas, ajo, patata, también alguna legumbre, arroz, y bolsitas pequeñas de azúcar, harina y aceite de cacahuete. Era difícil andar sin cerrar la boca, sin pisar a alguien o algo, ni dejar de golpearte constantemente la cabeza con las techumbres de paja.

Al rato giramos de nuevo por otro callejón estrecho y de nuevo la misma escena, pero esta vez dedicado al textil y calzado. Las telas aquí son muy bonitas, abundan los colores y los diseños espectaculares. Nos queda muy poco para encargar un traje typical chadian y ponernos un poquito a la moda.

Juan, el técnico mañico, nos hizo también una visita a la zona. Quedamos con él a las 13.30, justo después de comer, para dar un sofocante paseo por el Longone. Aquí las temperaturas no son muy elevadas durante la noche, no más de 20 grados, pero os aseguro que durante el día suben mucho mucho, y a la 13.30 es un momento álgido, pero ya sabéis, no se puede decir que no a nada. Estuvimos un buen rato andando sobre el margen seco del río, que en la estación de lluvias se inunda salvajemente. Nos presentó a sus amigos, nos enseño la forma de pescar tradicional, con red y canoa inestable, además del proceso de fabricación de ladrillos de barro, aprovechando cualquier pequeño charco. Nos encontramos un cráneo de elefante, con toda seguridad traído por alguien ya que por aquí no hay animales tan grandes. Después, como no, una buena cerveza en un bar local. El problema de las cervezas es encontrarlas frías, los más afortunados tienen frigos de gasolina, la mayoría las enfrían con sacos de hielo.

Conocimos nuestra nueva casa, una monada, situada en el centro de la ciudad, a la que nos mudaríamos días después cuando estuviese bien adaptada. La compraron hace unos 10 días, y está todavía en proceso de construcción. Las habitaciones son grandes, especialmente la nuestra, baño completo con agua corriente aunque no potable, cocina a gas con frigo de gasolina, comedor y, en la entrada, han hecho una especie de porche, forrado de mosquiteras, un verdadero placer pasar ahí las noches a la luz del farol. El jardín está seco como la mojama, bastante normal, aunque sí que hay un pozo, de dónde sacamos el agua para regar los limoneros que, en la estación de lluvias se plantaran con la esperanza de que agarren. El pozo además sirve para que nuestros vecinos puedan coger agua o darse una duchita en nuestro jardín. Cada vez que salimos por la puerta, vienen los niños a saludarnos, que bueno comenzar el día con una sonrisa suya y un apretón de manos.

Estamos felices y contentos, sanos por ahora, aprendiendo mucho de muchas cosas, y echando un poquitín de menos a la gente que queremos. Pero nada de tristezas! Nos hemos adaptado mucho más rápido de lo que habíamos pensado. Los 6 meses se nos van a hacer mucho más cortos de lo que creíamos………….

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Papa de la pantoJa

Magnifica crónica la de hoy. Me encanta leer las cosas que escribis. Pido ppermiso para recopilar incluyendo comentarios de los demás.

Mandar mas fotos son magnificas
Y aclarando las cosas digo que la cabeza de elefente era mía, la puse allí para que veais algo de fauna

Besos y abrazos

Félix

Anónimo dijo...

Otra vez extraordinario.Acabo de encender mi ordenado y ¡zash! se alumbra de repente con vuestra última crónica sobre los primeros días en Lai .Como pasa el tiempo...Sin duda vuestros meses os van a parecer segundos..Hay algo muy importante que transmitís en esta crónica.LA ALEGRIA A PESAR DE LA POBREZA.La alegría se deriva de la felicidad , y...¿Como se puede ser tan feliz siendo tan pobre?Solo hay una respuesta:Porque se conforman con lo que tienen.Y además lo hacen sin sentir envidias hacia nadie y hacia nada.¡Cuanto tenemos que aprender los que siempre estamos buscando con ansiedad algo más..!Más dinero ,un mejor trabajo , una buenas vacaciones..Tantas y tantas cosas pequeñas..Por ello os dije en mi primer comentario , que esta experiencia cambiará vuestras vidas.Vais a volver con una fortaleza inmensa.Y esto os hará superiores a los demás, pues os dará una fuerza interior que os situará por encima de esa jauría humana , la que más abunda, que solo piensa en su "yo" y fuera de mi "me importa tres pitos lo que pase a los demás"
Por lo demás , el ritmo de vuestra escritura es vibrante y arrollador .Me haceis sentir a vuestro lado , como si fuera un personaje más que viviera los acontecimientos que narrais.Es lo que se dice en buena técnica "inmersión".Así estoy:inmerso en vuestras vidas y en vuestros aconteceres.ME CONTAGIAIS LA ALEGRIA.Infinitas gracias por ello.
Os quiere siempre , Guillermo (el abuelo)

Alejandro Celma dijo...

Sorprende la felicidad de la gente y nos encanta ver la vuestra. Felicidad que tantas veces nos falta aqui, en este mundo en el que tenemos todo, menos lo fundamental. Resultaría tan sencillo encontrar la felicidad si nunca nos olvidasémos de esto.. Gracias porque con vuestro ejemplo nos recordais que es lo importante , y de esta manera nos ayudais a ser un poquito mejores en este primer mundo donde tenemos todo y a pesar de esto no sabemos encontrar lo fundamental. Estoy segura de que si hubiera mas personas como vosotros el mundo sería mejor. Ya ahora solo de leer vuestra crónica nos impregnamos de felicidad, de esa pequeña felicidad que aqui dejamos escapar de nuestras vidas. Gracias por ser como sois, por vuestra valentía y por hacernos ver a todos donde está la esencia de la vida. Intentaremos aplicarlo en este primer mundo, lleno de supermercados repletos y de gente desgraciada. Os queremos mucho

Anónimo dijo...

Creo que soy el primero en comentar.
Desde luego cada vez lo hacéis mejor, es tremendo, leyendo la "crónica" me lo he imaginado todo como si estuviera allí, ¿de verdad que lo escribís vosotros? ¿no hay por ahí ningún "premio planeta" que os lo escriba? . Manuel, cuando te imprima el libro te compraré una parte de tus derechos de autor, por lo publicaremos y nos forramos, ja ja¡¡.
Me alegro de que estéis bien.
Un abrazo de tu tío Luis.

Ana Santos dijo...

Como siempre crónica genial. Somos tan felices leyendo vuestras experiencias!! Son de tal riqueza humana que trascienden las miserias de nuestra vida aqui. Me tranquiliza enormemente saber lo bien que estaís y comprobar esa capacidad de adaptación al nuevo entorno, propia solo de los mejores. No son solo las experiencias, sino también las personas que estaís conociendo, gente excepcional, las que seguro os hacen ver la vida de otra manera. Con esto nos ayudaís a todos, los que corremos cada día en la gran ciudad en busca de algo que no sabemos ni lo que es. Nos ayudaís a relativizar los problemas, a trascender lo pequeño y a intentar buscar solo aquello que nos ayuda a ser mejores personas. Gracias, otra vez mas, por ello. Os queremos mucho y os echamos muchisimo de menos pero estamos felices de compartir vuestra felicidad.

Anónimo dijo...

!Hola chicos!. Soy la mamá pantoja. que buena la nueva crónica y las fotos geniales.Cómo decís os habeis aclimatado y adaptado mucho antes de lo que pensabais, se os notaba en la voz y se desprende en vuestras crónicas porque a pesar de que vereis demasiadas miserias no dejais de tener ilusión y ganas de ayudar. Por eso sois cómo sois una pareja comprometida con las causas sociales y positivos en vuestro hacer diario. Seguimos necesitando vuestras crónicas.Me gustan mucho las que escribe el abuelo Guillermo. Bravo!.Besos mil a los dos de la mamá anónima.

Nuria dijo...

ya os dijeron que Africa enganchaba... y mira, con los pocos dias que llebais ya pensais que se os hará corto!!!

Todo eso de las sonrisas y la felicidad a pesar de la pobreza es una de las cosas que más me impactaron cuando estube alli. Y os digo, que cuando volvais y veais de nuevo como es cierta gente de aqui os daran ascoooooo!!!

Seguimos atentos!!! ah, y ma dicho mi padre que habeis hablado por Skype!! Se lo instalare a Ana para que tambien pueda hablar con vosotros!! Nos alegramos de que esteis asi de felices como perdices!

Besitos!

David y Núria

P.D. Recuerdos a Juanita

Nuria dijo...

perdon, a Juanita noooooooooooooo!!!

A Pepita... jajaja

Mua!!!

ADANE dijo...

Bien por las fotos!!!!!!!!!