miércoles, 21 de enero de 2009

Empapándonos de realidad

La noche estuvo acompañada de nuevo por el grito de los minaretes, la música de los tambores y las canciones populares, unos días después comprenderíamos por qué. Kelo es una ciudad con bastante movimiento, menos que la capital pero mucho más que Laï. Nos despertamos a eso de las 7.30 de la mañana, con el trasiego de personas que comenzaban a entrar en la parroquia para la misa de los domingos. Entre que nos duchamos, desayunamos y nos vestimos, la misa ya había comenzado, y nuestra salida del apartamento de Carlos fue todo un acontecimiento, cientos de personas nos miraban asombrados. Nos sentamos discretamente en un banco de los del final de esa especie de teatro al aire libre, que inaguraron hace poco nuestros amigos de ADANE, creo que lo podéis ver en las fotos de Francesc. Aquí la religión es algo muy importante, para todos nosotros somos de la misión católica, un cura y una monja. No puedes decir que no crees en nada, para ellos es un síntoma de rareza, ¿Cómo no vas a creer en algo? Y en parte se entiende, sería toda una frustración que todo lo que les espera en la vida es lo que ahora tienen, es decir, nada.

La verdad es que había mucha gente. Nuestro banco permaneció vacío durante un buen rato, nadie confiaba en nosotros al no haber sido presentados a la comunidad, de hecho Carlos se olvidó de hacerlo y nos pidió disculpas por ello. En la paz, un cúmulo de personas se amontonó a nuestro alrededor, especialmente niños. Fue gratificante sentir la aceptación y el respeto de los demás. No entendimos prácticamente nada, todo era en francés, aunque también traducían a lenguas locales, ese día no recuerdo bien cuál tocaba.

Son muchos los nombres de lenguas, etnias y pueblos que nos van diciendo, pero asimilamos pocos. Nos gustaría hablar seriamente de esos asuntos, identificar a que tribu pertenece cada uno, fácilmente distinguible por los diferentes rasgos, tonalidades de piel, vestimentas y decoraciones, pero todo a su tiempo.

También tuvimos la primera oportunidad de escuchar los ritmos africanos en directo, tambores, palmas, chillidos de toda clase, especialmente de mujeres, y como no, esa fantástica batería de latas, tocada con unas finas ramas, de la cuál también habíamos oído hablar antes de venir.

Las instalaciones que tiene allí son increíbles para la zona: salón de actos, con proyector y altavoces; sala de juegos, con algún monopoly y scrabble; sala de ordenadores, cuatro; biblioteca, bastante vacía (por cierto, aprovechando que nos siguen gente especializada en el tema, creo que podríais hacer una buena labor en este asunto, en francés)

Al acabar la misa se nos acercó mucha más gente a saludarnos, todo el mundo muy amable. Especialmente (Victorin),cocinero en el centro de acogida de Notre Dame, cómo veis abundan estos hostalillos, y humbert) uno de los animadores de la CECI de Kelo, recién contratado. Las CECI, son las Cajas de Ahorro y Crédito de la Inmaculada,proyecto al que nosotros pertenecemos, y el trabajo de los animadores es fundamentalmente para dar a conocer a las comunidades todos los detalles y fomentar el ahorro. Bueno ya habrá tiempo de comentar este punto, por ahora solo somos turistas.

Carlos se fue a recorrer otros pueblos de la zona a lomos de su burra, una Honda con bastante buena pinta, así que nuestros nuevos amigos se ofrecieron para mostranos la ciudad. Salimos a pie por la carretera asfaltada que recorre Kelo. A un lado y a otro se amontonoban los comerciantes que vendían un poco de esto y poco de aquello, principalmente comestibles como caña de azúcar, algo de textil y gasolina en botellas. Las gasolineras por aquí son así, pequeñas mesas de madera con botellas de litro y garrafones.

Las sensaciones que pudimos vivir en este rato son indescrptibles. Era nuestro primer contacto verdadero con la gente, y empezábamos a sentir la extrañeza habitual de los recién llegados, continuamente observados. También vivimos los primeros momentos de lo creíamos que era tensión, que luego se convertiría en una inofensiva anécdota más, especialmente cuando un grupo de hombres recriminaba a nuestros guias amigos el estar siempre con blancos, diciéndoles cosas del tipo “os estais poniendo palidos con tanto nassara cerca!!”, pero sin mayor problema, unas sonrisa, un saludo respetuoso y a seguir el camino. Callejeamos por toda la ciudad de barro, llena de animales por cada rincón, hasta llegar a la casa de Victorin. Nos presentó a su familia, nos enseño su hogar,y pudimos apreciar de primera mano las forma de vida.

Al entrar por la puerta exterior, aparecías en un patio donde la mujer estaba preparando la famosa bola de mijo que, con una salsa poco apetecible, es la única comida diaria de la mayoría de la gente.

La casa era lo más humilde que os podeis imaginar, un cuarto en el que dormía el con su mujer y a los pies de la cama, un pequeño colchon donde duermen los niños más pequeños. Al lado otro cuarto para el resto de hijos, y eso es todo.

Victorin, tiene la suerte de regentar además un bar, unos troncos en el suelo y un pequeño solar amurallado y fabricabar allí su propia cerveza, de varios tipos: roja, negra y blanca. Nos invitaron a probar y probamos, tampoco sabía mal del todo. Cuando veo las fotos que hicimos de los bidones, que intentaremos colgar en cuanto tecnicamente podamos, nos preguntamos como tuvimos el valor de hacerlo. Nos explicaron todo el proceso de elaboración con todo detalle, enseñándonos cada uno de los pasos.

Después otro impactante paseo y de nuevo otra cerveza, esta vez una Castel, de las embotelladas. Nos lo pasamos realmente bien, hablando de todo un poco y nos entedían en francés!!!

Nos invitararon a comer con las monjas de Kelo, Maria Angeles una andaluza fotcopia fiel de Concha, la madre de Gabi, que llevaba decenas de años por medio mundo, especialmente en el Congo, y Sussane, una conloñea que hablaba perfectamente español. Hicieron una tortilla de patatas en nuestro honor, pasta, carne guisada y papaya, como siempre. Por cierto, ahora que sale el Congo por primera vez, nos gustaría agradecer a nuestro profesor de francés y amigo Ileka Gene todo lo que hizo por nosotros durante los meses previos a venir aquí.

Al rato vino a buscarnos Miguel Angel para regresar a Laï, tenáimso que darnos prisa porque a las 5 era el últimos Bac para atravesar el río y si no llegábamos a tiempo, la única alternativa son unas inestables canoas de madera.

A pesar de las prisas llegamos puntuales para coger el último. Fuimos todo el camino escuchando Mocedades y Ana belén, cuando de repente Mariu divisó, en sus ansias de ver algo más que las inmensas explanadas, la sombra de una bestia que surcaba lentamente las aguas del Longone…un hipopótamo!!

Llegamos al centro de acogida de Lai y conocimos a todos los personajes que se convertirían, con el paso de los días en nuestra familia adoptiva, especialmente Jean Nicolas y Alice, los cooperantes franceses. Aquí nos quedaríamos durante unos días, hasta adaptar nuestra nueva casa, comprada hace unos días, en el corazón de Laï.

P.d: Las crónicas están redactadas por los dos, a luz de nuestro farolillo de dinamo, debajo de nuestra amiga la mosquitera, sudando la gota gorda.

15 comentarios:

ADANE dijo...

Buenas

Realmente vuestras crónicas van a marcar época. Son excelentes.

No podemos más que emocionarnos al recorrer, con vuestro relato, esos lugares, paisajes, sensaciones y personas que tuvimos oportunidad de conocer.

Podéis estar seguros que nos esforzamos para intentaros transmitir todo aquello que recordábamos pero que duda cabe a que nada es comparable a vivirlo.

Hoy nos llamó un viejo conocido, Jean, de la radio Effata, para desearnos buen año pero, sobretodo, para contarnos que ya conocía a nuestros amigos Mariu y Manolo. Espezáis a ser populares ;)

No quiero alargarme más. Tenéis mucho que hacer y mucho más que contar.

Gracias por vuestras crónicas, suerte con el trabajo y un abrazo a todas y todos.

Francesc & Co.

Yiya dijo...

Hola Mariu! Soy Yiya! Hola Manu, a ti no tengo el placer de conocerte aunque sí que he escuchado mucho hablar de ti. Me encanta el blog, y me estais enganchando a vuestro pedazo de experiencia. Espero que no os canseis de contarnos todo, ya que somos muchos los que vamos a estar pendientes de vuestras historias.
Disfrutad a saco, que el tiempo pasa volando!
Besazos!!!

ana dijo...

Leer vuestras cronicas se ha convertido en unas de las cosas más importantes del día para mi. Gracias a vuestra manera de explicarlo es como vivirlo con vosotros. Os tengo que decir algo a los dos...me dais envidia, estais viviendo algo inimaginable para mi, que os sigo desde aqui con la rutina diaria de una gran ciudad. Tengo que daros las gracias por dejarme compartir vuestras vivencias a traves de este blog.
Cuidaros mucho. Un beso.

Ana

Anónimo dijo...

Bueno que por lo que se ve, aunque sea la "madre de la Pantoja", no ha servido de nada pues mis comentarios no han sido publicados. El primero de ellos era para felicitar a esas plumas tan excelentes (te das cuenta que ahora hablo en plural, desde que me has especificado que escribís los dos y no sólo Manu aunque firme él).Las crónicas no tienen desperdicio. Si no quereis ejercer, siempre os quedará el ser escritores. S0is gráficos, según relatais se vive cómo si estuviéramos allí. Pero me quedo sobre todo con oir tu voz querida hija. Oirte tan féliz nos llena de satisfacción. Pocas veces me he sentido tan orgullosa de alguien como lo estoy por ti. Os queremos y deseamos papá y yo lo mejor para nuestros héroes favoritos.

Ainhoa dijo...

Joder, me encanta me encanta me encanta! Que experiencia! Estas primeras impresiones son lo que luego recordareis con nostalgia cuando se termine el viaje; la llegada, las miradas de la gente, el calor. Así disfrutad cada cosa, cada pueblo que conozcais, cada casa, las comidas, hasta el sudor!! jj Porque el tiempo pasa volaaaando y volvereis a la rutina de la gran ciudad.
Y ahora mis preguntas curiosas: Que tal el calor? ¿Lo aguantais bien? ¿Estais quemados? ¿y los bichos?¿Los mosquitos os siguen acribillando? Ah, ¿y lo de la casa que tendreis en Maï?

Bueno me despido, cuidaros mucho vale?

Besitos a los dosss, Poetas!!

Ana Santos dijo...

Os imagino bajo la mosquitera y recapitulando, a la luz del farolillo, todo lo que os pasado durante el día. ¡Que cúmulo de experiencias y sensaciones! Escribirlo también os ayuda a no olvidarlo y además todos nosotros podemos casi vivir a vuestro lado esta impresionante experiencia. Gracias por ello, por favor no dejeís de hacerlo en la medida de lo posible. Me doy por aludida por la necesidad de libros en francés, intentaré ver si se puede hacer algo. ¡Mucho ánimo en vuestro primer día de trabajo real tras el aterrizaje!!! Ya nos contaréis como lo pensaís hacer. Cuidaros mucho y miles de besos a los dos.
PD: José (Conserje de Historia) tengo que ir a conocerte para agradecerte personalmente tus cariñosas palabras. Has conseguido hacerme llorar también con tus comentarios. Otro beso para ti.

Fernando dijo...

Recien salido de trabajar y cenado con pocas ganas de estudiar,enciendo el ordena abro el blogg y sorpresa una nueva crónica igual de interesante que las anteriores.
Me alegro de que cada dia que pasa os vayais sintiendo mejor, AGUSTO, como diria el "drogas"(Barricada), que vayais integrandoos con la gente,compartiendo sus costumbres y aprendiendo cosas de ellos que seguro que os enseñarán muchas.
Hoy bibliokelo con daras e intentando enseñar a Pedrin como manejar cosillas de su ordena, ya que se va a Egipto y lo necesitará xa comunicarse(decia que se enteraba xo seguro que se le abrá olvidado), xcierto se a fastidiado una pierna y cocinero con muletas digo yo que no es muy efectivo.
Con guille ablando, bien por telefono o por mesenger, mañana queria acercarme a ksa xo tiene Abdi y hemos quedado en ablar.
Por cierto Mariu recibi ayer tu carta y xa que te voy a engañar se me escaparon algunas lagrimillas, yo tb me alegro de poder ser tu amigo y más de que estes con Manu mi brother desde casi ya 25 años que se dice pronto, Manu celoson que a ti tb te quiero.
Muchos besos y muchas gracias por todo, seguid escribiendo que siga siendo todo tan bueno.
Os quiero.
KOPO

Leticia dijo...

Ahí va el primer comentario de éste último relato.
Antes de nada elogiar con todo el entusiasmo que se pueda la crónica de hoy, no sólo por el contenido de la misma, que como las otras dos anteriores es fantástica, sino por la calidad con la que está escrita. Manu, deseo de ti lo mejor en esta vida y que seas un buen economista, aquí o en cualquier parte del mundo, pero eso si, plantéate por favor lo de convertirte en el próximo Javier Reverte. Es impresionante chico lo bien que escribes.
Imagino la reacción de mi hermana al ver el hipopótamo porque yo hubiera hecho lo mismo.
Estamos todos viciados a vuestros relatos. Es como una entrega en fascísulos de una historia de aventuras¡. No nos "abandonéis". Nuestros corazones están allí también.Os queremos. Te quiero Marius (b. de hada).

Anónimo dijo...

Todo lo que contais es muy importante.Palpamos los pequeños detalles que son los que realmente forman la esencia de la vida.Y nos la haceis vivir junto a vosotros.Extraordinario.
Como muy bien decís. estas personas, que son también hijos de DIOS , no tienen nada y necesitan creer en "Algo".Hay aquí,para mi,un hecho trascendental:son felices con su miseria porque tienen "esperanza".Esa es vuestra ptincipal misión:Ser portadores de Esperanza.Esperanza con mayúsculas.Si lo lograis ,no solo habreis triunfado , sino que se trasladará a vuestro interior la misma inmensa felicidad.¡Qué maravilla! Y estoy seguro que lo vais a conseguir porque os conozco y se de vuestra ilusión y de lo que sois capaces.
No está nada mal esa piedrecita que habeis lanzado a la "bibliotecaria" (por cierto, se pasa todo el día pensando en vosotros).Algo hará...
Hasta la siguiente.Os quiero .Guillermo (el abuelo)

Anónimo dijo...

!Cómo os quiere la gente. que poder de convocatoria teneis!.Que aunque sea la madre de uno de los protagonistas, del "hada Marius" no me salen mis crónicas sino es cómo anónimo, así que lo seguiré siendo. Os advierto que no es malo el serlo y además los protagonistas sois vosotros, los demás meros comentaristas. Todos nos repetimos pero es la verdad: NECESITAMOS VUESTRAS CRONICAS, nos encontramos más cerca de vosotros y sobre todo no dejais que la familia nos desanimemos. Sabíais que os quiero mucho?, pues ya lo sabeis. Besos mil de tu madre anónima

Anónimo dijo...

Chicos !que grandes sois¡ esto hay que publicarlo en "El semanal" y no toda la basura que sale todas las semanas. Cuando acabéis os prometo que os haré "un librito" con fotos y todo. Manuel, ¿hiciste foto del hipopótamo?. A ver si conseguís pronto colgar alguna. Tus primos los cotis se acuerdan de tí, nachete me ha preguntado que si habéis visto algún otro "animalito".
Un besazo.
PD. salgo como anónimo porque he olvidado la contraseña.

Nuria dijo...

Holaaaaaaaaa,

os vamos a imitar y hoy vamos a escribir los dos, pero va a ser bajo un florescente y al lado de la nevera...jeje
No queremos repetirnos, pero estamos encantados de poder ver vuestras sonrisas en los relatos.

A ver si un dia engañamos a Francesc y os llamamos con el movil de Adane cuando vosotros tengais el del Chad.

Un beso para los dos.

David y Núria

chus dijo...

Hola desde ADANE REINOSA: lo malo de no llegar el primero es que lo mejor ya está dicho.Espero que saqueis a menudo un huquecito para escribir. Es emocionante. Yo he pasado el enlace a un montón de amigos. Deseo que lo visiten para que disfruten tanto como yo. Nosotros ahora estamos celebrando como cada año por estas fechas unas Jornadas por la Paz. Tendremos cine,oraciones, música y literatura. En la radio local hoy hemos leido algunos trozos de vuestro blog(había ido a hablar de las jornadas pero no he podido resisitir la tentación)
Seguiremos en contacto. Besos y saludos a los conocidos y a los por conocer.
Chus

QUECA dijo...

Chicos!!!
Me encanta leer e imaginar todo lo que estais viviendo.
Muchos besitos, y no dejeis de escribir

Madrina dijo...

puYa por fin. Pido perdón por mi retraso pero es debido a mi falta de practica en el campo informático ( vamos que soy un "paquete" ). El blog es magnifico. Nos estáis haciendo vivir vuestras experiencias de tal modo... Yo pude escuchar las finas ramas haciendo música golpeando sobre la batería de latas y hasta lo pase un poco mal en ese momento de tensión pasajera durante vuestro paseo por Kelo para luego sonreir y corroborar que una sonrisa tuya Mariu solo puede transmitir bondad y paz. Esperamos impacientes vuestra nueva crónica.Os mando un abrazo muy fuerte para los dos y por favor no dejéis de cuidaros mucho