sábado, 28 de febrero de 2009

En poco tiempo se puede hacer mucho

Hay muchos motivos por los que venir aquí, muchas cosas que podríamos aportar pero desgraciadamente son pocos los que finalmente dan el paso. Un pequeño esfuerzo puede tener unas consecuencias inimaginables, es mucho lo que se puede hacer en poco tiempo. Es el caso de los oftalmólogos zaragozanos de la ONG Ilumina África que tuvimos la oportunidad de conocer esta semana. Continuamente vienen equipos por periodos cortos de tiempo, y estuvimos unos dias con uno de ellos.

Su labor en el hospital de Dono Manga durante menos de 15 días dio un fruto de 150 operaciones, diez diarias, a enfermos con distintas patologías, cataratas crónicas, cegueras… problemas de todo tipo, además de aportar cientos de gafas graduadas y de sol, con un óptico que les acompañaba. A pesar de haber estado con ellos poco tiempo fuimos capaces de darnos cuenta de la importancia de su labor. En una noche nos contaron varios de los casos que habían tratado, se les veía muy cansados por todo el trabajo que habían realizado, pero al mismo tiempo estaban muy contentos de los resultados obtenidos.

La vida en Dono Manga gira en torno al hospital, familias enteras acuden de distintos lugares de la región, algunos incluso vienen andando y tardan días en llegar y mientras el paciente reside en el hospital, los familiares aguardan en los alrededores día y noche. Cuando vienen los oftalmólogos, el número de pacientes se multiplica. Los problemas de vista son muy habituales en Chad, muchos de los cuales son casos curables pero hay personas que tienen que volver a sus casas sin haber podido hacer nada por ellos ya que no tenían solución. Los médicos se encargaban de realizar decenas de operaciones diarias, las hermanas que hay en el hospital les ayudaban en todo lo que podían, anestesias, curaciones… Mientras tanto, Oscar el oculista, se encargaba de hacer las gafas graduadas a cada paciente con la ayuda de Fabio, un joven italiano que ha venido al Tchad para conocer un poco la vida aquí, y terminó en Donomanga ayudando, como uno más, a los oftalmólogos.

Nos contaban las historias que les habían pasado, casos alucinantes que te hacen darte cuenta de lo importante que es su labor aquí. Uno de los casos más increíbles fue el de un pequeño niño ciego de nacimiento debido a unas cataratas crónicas. Tras terminar la operación, el niño abrió los ojos, veía por primera vez en su vida y lo primero que dijo fue “¿mamá?”, nunca la había visto, era como un milagro, los médicos se quedaron sin palabras. El pequeño giró la cabeza, miró a uno de los oftalmólogos y le dijo, “¿papá?”, imaginaos la sorpresa y las risas.

Además de la propia labor médica, también tuvieron oportunidad de vivir otras experiencias. Habían traído unas cajas llenas de equipaciones completas y balones del Real Zaragoza para la escuela de fútbol de Dono Manga, que repartieron entre los niños. Todos tan contentos con sus camisetas nuevas, cantando incluso el himno.

También conocimos a otra española, Inés, pamplonica pero residente en Zaragoza. Vino para hacer unos inventarios, control de cuentas y funcionamiento de algunas instituciones. Hicimos muy buenas migas con ella, nos reíamos mucho contando batallitas de cuando era joven, de historietas de serpientes, aventuras… Ella se quedó principalmente en Donomanga, pero sus visitas a Laï eran habituales. Se pasaba por el despacho y nos preguntaba cómo iban las cosas, unas cervezas y, si hay ocasión, una tortillita en casa. Estaba totalmente adaptada a la vida aquí con su siempre amiga Betty, inseparables, pero por desgracia los últimos días los pasó con paludismo y por lo que sabemos y viaje de vuelta fue muy duro para ella, desde aquí le mandamos un fuerte abrazo, de sus niños. ¡Nos vemos pronto Inés!

Fabio es un tipo muy peculiar, ha venido por cuatro semanas a hacer lo que sea donde sea. Nos hablo de sus experiencias en el hospital, que lo mismo ayudaba al óptico a hacer gafas como a los oftalmólogos en las consultas. Nos contó que un día se puso una nariz de payaso para hacer reir a los niños que estaban ingresados, con toda su buena intención y su gran nariz roja preguntó a uno de ellos que cuántos años tenía, y el chico le respondió con cara un tanto extrañado por ver a un nassara con nariz colorada, “tengo 26 años”, él no sabía dónde meterse, rápidamente se quitó la nariz y como si nada. Otra historia impactante fue la de los pacientes, especialmente los nómadas, intentando abrir las puertas del hospital durante un buen rato con un mecanismo extraño que no habían visto nunca en su vida y que por tanto no sabían utilizar, la manilla de la puerta.

Ahora vive con nosotros, ha dado otra vida a la casa y además nos ayuda con las obras del horno que estamos haciendo en el jardín. Poco a poco vamos conociendo la labor que realizan aquí muchas de las personas que han decidido dar el paso, ya sea por 15 días o por decenas de años, de venir y dejar parte de tu vida sólo por ayudar a cambiar un poco, y en la medida de lo posible, la realidad de toda esta gente.
Cuando vino a Laï, entre otras cosas, ayudo en el centro de discapacitados Talita Kum. Creo que nunca os hemos hablado de este sitio, pero ayer tuvimos la oportunidad de visitarlo. Allí recogen a personas con todo tipo de discapacidades, amputaciones, malformaciones, parálisis… Siempre los discapacitados son un sector muy débil de las sociedades, pero más aún en países con escasos medios sociales. La imagen no podía ser más dura, os podeis imaginar, entramos y allí estaban bajo un porche unos niños con problemas de todo tipo que te ponían un nudo en la garganta, especialmente el más pequeñouno que no podía caminar y gateaba por el suelo a toda velocidad. Les llevamos unos globos, unos botes de pompas de jabón, unos caramelos…estuvimos un buen rato, fue increíble. Sacarles unas sonrisas, jugar con ellos, darles un poco de cariño y llevarte un profundo agradecimiento de los niños por haberles dedicado un rato.

Este fin de semana terminamos de pintar la casa, unos retoques por aquí otros retoques por allá y… ¡voila!, la cosa ha sido dura pero la casa está mucho más bonita y acogedora. Tras una mañana de trabajo decidimos ir a comer a un restaurante especializado en cabritos y pollo. Cuando hablamos de restaurante nos referimos a un solar con bancos de madera y techos de paja, un gran árbol de mangos bajo el cual, tumbados en el suelo, descansa la familia que lo regenta y gallinas alborotadas corriendo de un lado a otro. Nos sentamos, pedimos un pollo frito y los pequeños camareros, suelen ser los hijos, comienzan a correr por todo el solar intentando apresar lo que sería nuestra comida, después un cacareo fuerte, otro agonizante y en unos minutos el pollo estaba listo. Fue un poco impactante, pero después de devorarlo con las manos, incluida una montaña de lechuga con una salsa extraña, podemos decir que no tuvimos problemas estomacales de ningún tipo. Tampoco fue casualidad, Alice conocía bien el sitio y sabía que toman precauciones higiénicas a la hora de preparar la comida.

Eran cerca de las cuatro cuando Alice se acuerda que el lunes era la fiesta sorpresa de Miguel Ángel por su décimo aniversario como obispo, y que habíamos quedado para ir a ensayar la sorpresa y planificar todo. Aún no sabemos que parte de la frase no comprendimos, pero al final acabamos en la casa de las hermanas, que son como las hadas de cuento, cantando una canción personalizada al obispo. Al principio sólo movíamos los labios, pero finalmente acabamos cantando como uno más, en francés y haciendo una pequeña coreografía acorde con la canción un tanto curiosa. Fue una situación extraña pero divertida.

Al día siguiente, la fiesta fue un éxito. Para comer, un buen surtido ibérico y paella valenciana hecha por la hermana Mª Luisa y por dos españoles, Paco y Domingo, que ahora se encuentran aquí pasando unas semanas, un cabrito a la brasa relleno de couscous y de postre unos pasteles de chocolate riquísimos. Después de la comida, hubo canciones, bailes incluso una gran jota aragonesa colectiva bailada por todos los presentes, la imagen de ver un grupo de chadianos excitados bailando una jota como se les ocurría fue de coña. La jota cantada y escrita por la pareja de españoles, que tomaron las riendas de la fiesta haciendo gala de todo un tipical spanish que acrecentaba nuestra fama internacional. Unos días después vinieron a ayudarnos a seguir con la construcción de un horno de leña en el jardín que estamos cerca de terminar, con el que podremos diversificar un poco el abanico culinario.
Ya sabemos que siempre terminamos hablando de comida, pero es que hay cosas que siempre se echan de menos: jamoncito, lomo, queso, pan recién hecho y, cómo no, ¡familia y amigos!

Besos a todos y hasta la próxima.

12 comentarios:

mama ando/jessi dijo...

Mariu y Manu: Se me ponen los pelos de punta cuando leo vuestros relatos. Pero me alegra, porque te das cuenta lo tontos que somos algunas veces y lo poco que valoramos lo que tenemos. El traumatologo no me deja utilizar el ordenador para escribir, pero si puedo leer, asi q todas las noches antes de irme a la cama leo todo, miro la luna, me imagino a los pollos corriendo y el niño detras, jaja. Muchos besitos a todos y cuidarse¡¡¡

ines dijo...

Hola mis preciosos niños, aqui estoy en casita, por fin... si que fue durillo el viaje... Mariu, brujita, como dijiste me parece que me traje el "regalito", espero que me lo confirmen los análisis, para confirmarlo a mi famili, que de momento, a alguno por aqui no se lo he dicho, que sino se asustan, y no hay para tanto... si es que si seguire vuestro consejo.
Lo pase faltal, (ys os contará Betty) bueno, supongo que os contó, Fabio, quien me alegro que esté bien, porque se fue de Hjamena un poco "fastidiao... ¿aquí no se pueden decir tacos no?.. le dais un abrazo fuerte.
Hoy domingo por fin, estoy en el ordenata y lo primerico... el blog de mis niños favoritos.
Un besazo fuerte a los dos... PERO CUIDAROS EH.
Ah, a y me saludais a Alice y a Carlos.
SEC
Inés
EL PRIMER VINO AGUSTO Y LA PRIMERA TAPA A VUESTRA SALUD

ana dijo...

De nuevo vuestra crónica me deja sin respirar, me emociona y me hace sentir demasiado cómoda aquí.

Tantas cosas por hacer y tanta gente a la que ayudar...Cada día con vuestras vivencias nos haceis darnos cuenta de lo importante que sería una pequeña ayuda para contribuir a hacer mucho por ellos.

En mi caso tengo complicado dar algo de mi tiempo, por lo menos hasta que los gemelos crezcan, pero intento que toda la labor que se necesita en ese país la conozca la mayor gente posible.

Cuando pienso en vosotros intento imaginar todo lo que os estará aportando esta experiencia. Hasta ahora habeis aprendido muchas cosas estudiando pero creo que esta lección será mucho más importante en vuestras vidas.

No importa que hableis de comida, tambien asi corpartis con nosotros esa parte del día a día, no dejo de imaginar la sensación de ver al pollo correr y luego en la mesa.

Cuidaros mucho y disfrutar todo lo que podais con todo lo que allí teneis, que es mucho.

Un beso para los dos.

Ana

Nuria dijo...

Hola chicos!!

Me ha parecido muy interesante todo lo que explicais.

Estais conociendo muchisima gente que os enriquecerá aun más, y nos estais permitiendo conocer el trabajo de mucha gente allí, que des de aqui desconocemos, y que es muy importante para toda esa gente.

Esperamos poder veros en el encuentro ADANERO en barcelona de agosto! vaaa, que os haremos de amfitriones! jajaja

un beso muy fuerte!

Anónimo dijo...

Bueno MANU, el haber podido hablar contigo dos veces esta pasada semana , ha sido como un sueño.Yo no tengo eso que los informáticos llaman SKYPE,ni tampoco sé casi nada de la tecnología de Internet ( a los mayores estas cosas nos cogen ya muy tarde) pero si he podido hablar con mi teléfono,(la segunda vez hasta ¡34 minutos!)y el corazón me latía con más aceleración de lo normal,cuando lo hacía.No me importa lo que cueste .El caso es oir tu voz y saber que estais bien.
Nos cuentas cosas de extraordinario interés en esta crónica.Como zaragozano,las he vivido intensamente y , además , he podido profundizar en ellas.Hablé con el Dr. que lleva la dirección operativa de ILUMINAFRICA.¡Que grandiosa labor! Inés, a la que citais , se encuentra muy recuperada.Y con ganas de volver de nuevo.Los resultados que obtienen son espectaculares.Pero se encuentran tan felices con el bien que hacen a tantas personas que se benefician de su ayuda,que no hay dinero en el mundo para pagar su alegría y felicidad.Ese milagro solo puede salir de conocer que por servir a los demás,y sobre todo a los más necesitados,recibirán un premio infinito.Porque DIOS no se deja nunca ganar en generosidad.
También esta semana ha sido pródiga en gestiones,para poder , desde aquí ,hacer algo por vosotros y vuestro trabajo.Tenemos contactos establecidos por tres vías,para mandaros algún paquete que os alegre el estómago y la vida.El primero que salga,lo aprovecharemos de inmediato.Estoy pendiente de recibir copia del correo que me dijiste,Manu , habías mandado a J.L.E..En cuanto lo reciba tendré una larga reunión con él.Espero que de la misma salgan cosas concretas. Si, cuando os vayais,habeis conseguido poner orden en las CECI,dejando orientado el trabajo operativo para el futuro,el éxito de vuestra estancia , desde el punto de vista de esa misión concreta,sería enorme.Ello , con independencia de otros éxitos que estais ganando día a día,con vuestra presencia,vuestro ejemplo,y vuestras vivencias ,y que marcarán para siempre vuestras vidas. Lo que comentais del Centro de discapacitados,estremece,y nos hace pensar mucho a los habituales de vuestro blog.
Vuestra casa,poco a poco, terminará siendo un hogar luminoso y alegre que hará las delicias de todos los que os visiten.Y no solo por haberla adecuado convenientemente, sino , sobre todo, por vuestra acogida,siempre alegre y generosa .Algo, que sale de vuestra propia forma de ser , que , yo conozco, es maravillosa.
Seguimos mirando a la luna todas las noches, y ,os aseguro,allí vemos vuestras siluetas..Quizá sea un reflejo de lo que llevamos en el corazón.Os quiere,siempre, siempre..Guillermo (el abuelo)

Leticia dijo...

Mi orgullo se desborda. Admiro vuestro interés, no sólo en torno a la cooperativa que es realmente el motivo que os mueve a estar allí, sino el que mostráis hacia toda persona que esté a vuestro alrededor, toda actividad por una buena causa de la que tenéis noticia, y cualquier tipo de necesidad en la que podéis inmiscuiros aunque sea levantando sonrisas.
Enhorabuena chicos por ese pedazo corazón que tenéis y que os hace ser grandes.
Enhorabuena desde aquí a todo ese equipo profesional de oftalmólogos y su trabajo ejemplar.
Con todo mi amor y cariño.
BDH

Francesc dijo...

Hola chicos,

Vuestro testimonio, como siempre, resulta ilustrativo y claro de las diferentes realidades que váis conociendo y que váis relatando tan bien.

Como tituláis vuestro post "En poco tiempo de puede hacer mucho" y siguiendo esta máxima hemos decidio movernos para intentar contribuir al trabajo que otras entidades y organizaciones ya realizan.

En concreto hemos vuelto a conectar con los amigos de la ONGD Dono-Manga www.dono-manga.org de Zaragoza, que desde hace tiempo trabajan para dar soporte al hospital.

Les hemos explicado que en vuestro último post nos contabáis cosas de allí y lo han colgado en su blog para darle más difusión. Lo podéis ver aquí: http://dono-manga.spaces.live.com/

Por nuestra parte, contactaremos con la gente de Iluminafrica, que son los oftalmólogos que habitualmente visitan el hospital, para perdirles que tipo de gafas necesitan, e iniciaremos una pequeña campaña de recolección de gafas (de las que ellos realmente necesiten) que llegaran a Dono Manga a través de ellos o a través de la ONGD citada.

Ya véis, lo que da de sí un post...

No podemos más que daros las gracias y seguiros animando a que nos sigáis haciendo partícipes y conocedores de todas esas realidades que váis descubriendo y tan virtuosamente explicando.

Unos fuertes abrazos!

Rafa dijo...

Buenas otra vez chicos. Ya veo que todo sigue bien, que no paráis ni un minuto y que durante estos últimos días habéis recibido un montón de visitas. La cierto es que no me deja de sorprender la cantidad de gente, que como vosotros, entrega su tiempo y sus conocimientos por una buena causa. Enhorabuena.

He de reconocer que después de mi primer mensaje, me pregunte a mi mismo si un mensaje tan cargado de recuerdos era lo más adecuado para daros ánimos, que en el fondo era lo que perseguían todas esas palabras. Lo cierto es que cuando lo escribí era lo único que me salía.

Cambiando el tono de mi mensaje, he de reconocer que estoy muy preocupado con vuestra vuelta. Os preguntareis por qué. Pues bien, un servidor se ha pasado unos cuantos añitos ‘estudiando’ para ser un buen periodista, y leyendo vuestros textos me estoy dando cuenta que cuando volváis me vais a dejar en el paro. En cada una de vuestras crónicas conseguís transmitirnos de una forma genial todo lo que pasa a vuestro alrededor, lo que hacéis cada día, vuestras anécdotas, y otras muchas cosas con las que conseguís entretener, informar y enseñarnos a todos nosotros la realidad de un país tan diferente y desconocido como es el Chad. Por todo ese trabajo, que seguro no os resulta nada fácil, GRACIAS y FELICIDADES.

Antes de despedirme, quería daros un poco de envidia. Hace unos días estuve esquiando en Cerler y lo cierto es que me acordé mucho de vosotros. Hacía un tiempo genial, la nieve estaba perfecta, pero yo, como siempre, me pasaba más tiempo en el suelo que de pie. Que se le va a hacer, le tendré que obligar a Mariu a que me imparta alguna clase magistral. JEJE. No penséis que soy malo, pero es que a más de uno nos estáis poniendo los dientes largos con vuestras historias.

Un beso muy fuerte y que sigáis tan bien como hasta ahora. Cuidaros.

Vuestro primo Rafa.

ines dijo...

Hola preciosos, ya veréis como soy una pelma y me tenéis todo el día engancha al blog.

Ahora solo una cosita porque quiero escribiros al correo, pero ¿Mariu o Manu??? no se quien me los escribió pero acabo de enviaros un correito a vosotros dos y a Carlos y me ha devuelto los DOS VUESTROS.

enviarme un correo VALE supongo que tenéis el mío sino: mondarruego1@gmail.com
CUIDAROS...

Ana Santos dijo...

Me han impresionado mucho las últimas fotos que habéis colgado. El texto, como siempre, maravillosamente escrito, queda perfectamente ilustrado con las imágenes ¡y nosotros aqui discutiendo por tonterías y haciéndonos la vida difícil unos a otros! Cuanto tenemos que reflexionar y cuanto nos queda por aprender. Os confesaré que en esto vuestro blog tiene para mi un efecto balsámico maravilloso. Cuando tengo un día complicado (por ejemplo hoy) entro en el blog y tras leer vuestro relato veo todo lo que aqui tan pequeñito y miserable que me importa mucho menos. Es la forma de dar importancia a las cosas que realmente la tienen y estas son tan pocas y nos olvidamos tantas veces de esto!!!!
Estamos muy contentos porque gracias a Guillermo (el abuelo) hemos conseguido permiso para mandar un paquete con el próximo vuelo militar. Ya tenemos cosas preparadas pero decidnos todo lo que necesitaís. También entre unos cuantos amigos vamos a comprar libros en francés y en este o en otro vuelo intentaremos mandarlo. ¿Algo para los niños? ¿ropa? (Con lo que tiramos!!!!) Ya nos iréis contando. Mucho ánimo en vuestra excepcional tarea, estamos muy orgullosos de vosotros y os queremos muchisimo.

Chus Mama dijo...

Mis queridos chicos:
Ayer fui a comprar los regalos de Marzo, que ya sabes hija que menos tu, Sofía y yo, los demás son de éste mes y el 4 de Abril la gorda, y estaba en el escaparate viendo gafas de sol y de repente me acordé de la foto del señor con las gafas grandes graduadas y del niño cuando llegó a ver y no identificaba a sus padres y entonces me dí la vuelta y no entré.¿ Veis cómo hacéis frenar los impulsos del consumista?. ¡Vaya labor la de los oftalmólogos de Zaragoza, poder dar vida a la vista con lo importante que es!. Otra vez la cultura del tener en vez la del ser.
Qué bien que el abuelo Guillermo haya podido conseguir el envío de los chorizos y demás enseres a través de los militares de Zaragoza. Estamos preparados, cómo nos ha avisado Ana, para enviar los paquetes a finales de mes.
El Viernes estreno la obra de teatro y os voy a echar de menos cuando no os vea en las butacas. Os la voy a dedicar y me voy a imaginar que me estáis viendo.
Cómo os va a costar, además obviamente por otras causas, el dejar vuestra casa que ahora estáis terminando de decorar y adaptar a vuestras necesidades.
¡Qué riqueza tenéis en vuestros escritos!. Estáis llenos de vida y cómo dicen todos los contertulios es envidiable y eleváis a normal lo que a nosotros nos parece una proeza.
Con todo el amor que os puedo desear, os mando un beso “apachurrado”. Os queremos.

Carmen dijo...

Hemos recibido hoy un correo de la Biblioteca Complutense en el que además de darnos a conocer vuestro trabajo nos piden libros en francés, yo tengo bastantes en casa asi que haré un "expurgo" para que los envíen a través de la Buc. He puesto la dirección de vuestro blog en mi Facebook, espero que no os importe.
Animo, menos mal que hey gente como vosotros!!!