lunes, 27 de abril de 2009

Viaje a Donomanga

Hacía tiempo que os teníamos en ascuas y sois más de uno los que nos habéis escrito pidiendo crónica. Los motivos del retraso son varios, sobretodo que el trabajo está alcanzando su punto álgido y que el tiempo vuela de manera sobrenatural, ver el calendario nos produce mareos. Por eso hemos escrito bastante esta vez, había mucho que contar. No seáis perezosos y llegad al final, os aseguramos que merece la pena. Un abrazo muy fuerte a todos y, de nuevo, gracias por vuestro apoyo y seguimiento.

Hacía tiempo que queríamos conocer Donomanga, y aunque no está muy lejos, aún no se había dado la oportunidad. Como teníamos 5 días de vacaciones, decidimos que era el momento de pasarlos junto Bety y Juanita, dos hermanas mexicanas de las que sólo podemos decir maravillas, son dos personas fundamentales para nosotros aquí, que transmiten una alegría y un cariño muy grande, que te enseñan muchas cosas y que desde el primer momento sabes que nunca te podrás olvidar de ellas.

Como la carretera es un poco complicada para ir en moto, y más ahora que han comenzado las lluvias, Bety se ofreció para llevarnos en coche junto a los profesores de la escuela que venía de un curso de formación que se había impartido en Laï los días anteriores. El coche lleno de gente, tres en la parte de delante, tres atrás y unas 4 personas en la bañera del pick-up. El camino no se nos hizo largo, a medida que nos íbamos acercando a Donomanga el paisaje iba siendo más frondoso, verde y salvaje.

En el trayecto nos encontramos varios coches cargados de personas que venían de diferentes lugares que iban también a Donomanga, el motivo es que había muerto uno de los jefes Gulays, etnia mayoritaria en esa zona, y también se celebraba el aniversario de la muerte de su padre. Las familias dominantes tienen mucho poder, son jefes de la etnia y, en este caso, descendientes directos del rey Gulay que sometió hace no muchos años a varias etnias vecinas, extendiendo su poder a lo largo grandes terrenos.

Donomanga, que significa “fuerza del desierto”, es una pequeña ciudad aislada del resto de “grandes” como Laï, Doba o Sarh. Esta zona está habitada por tres etnias los Gulay, los Gabri y los Ndam, aunque los primeros han sometido históricamente a los otros. Es una zona menos desarrollada que Laï, por ejemplo, más agrícola, con mayor peso de las tradiciones, dónde vimos aquella vez los rituales de iniciación. En el mercado hay muy pocos productos, prácticamente nada, y los mercados son siempre buenos indicadores del nivel de desarrollo de una zona, al menos desde el punto de vista comercial.

La llegada a la casa, donde viven Bety y Juanita junto con María y Chali, también mexicanas, fue muy acogedora. Nada más entrar, viene a recibirte Modu, un antílope que acogieron cuando era una cría y que está domesticado. Nos habían preparado una habitación como si fuera un hotel, unas tortitas con frijoles y unos tacos exquisitos para darnos la bienvenida. La verdad es que nos hicieron sentirnos como en nuestra propia casa. Esa misma noche, las hermanas enfermeras del hospital de Donomanga, también nos habían preparado una pequeña fiesta en su casa con música latina, comida variada, postres, unas cuantas cervecitas... La colonia hispana estaba al completo. Al día siguiente, cuando nos despertamos, la dulce voz de Bety nos llamó para desayunar; “¡buenos días corazones!, aquí tenéis unas tortitas para desayunar, pan recién hecho, café, mermelada casera..”. ¡un auténtico desayuno!.

El plan de la mañana era ir con Juanita a una de sus reuniones en una pequeña aldea llamada Kimre, pero antes de empezar a prepararnos para salir, escuchamos un griterío que provenía del cementerio (se nos había olvidado decir que Bety y Juanita viven al lado del cementerio). Era la ceremonia del sacrificio, que iban a hacer en las tumbas de los jefes gulays que habían muerto, una día de recuerdo de las personas que ya fallecidas, se limpian las tumbas, se ponen flores, fotos…algo parecido a lo que se suele celebrar en otros países, pero con la peculiaridad de que se sacrifican animales, normalmente pollos, y se esparce su sangre alrededor de las tumbas para espantar a los malos espíritus. Además no se hace de modo multitudinario sino a nivel individual, un año después de la muerte de la persona, y dura unos tres días, durante los cuales, familiares, amigos y vecinos pasan juntos muchas horas con comida, bebida y bailes. Cuando alguien muere también se ofrecen sacrificios para descubrir quién lo mató ya que la muerte no es todavía concebida como un fenómeno natural, siempre se busca un culpable, lo se presta muchas veces para vengarse de alguien. Si no se puede explicar la muerte por motivos médicos, la mayoría de las veces porque éstos son limitados, se dice que ha muerto por brujería, caso en el que la asistencia a la ceremonia fúnebre es obligatoria si no deseas ser acusado.

Salimos corriendo al jardín, una gran multitud, el difunto ya hemos dicho que era alguien importante, llegaba al cementerio entre cantos y bailes liderados por los “brujos” vestidos con unas máscaras y unos trajes de paja. Ellos se encargaban de llevar a las personas hacía las tumbas al ritmo de la música del tam-tam, de palmadas y de los gritos de las mujeres más conocidos como “yuyuyu”. Un autentico espectáculo chadiano que nunca podremos olvidar.

En Kimre tuvimos un verdadero contacto directo con la gente, estuvimos un buen rato observando sus reuniones, viendo su comportamiento natural, jugando con los niños…Llegó la hora de comer, salieron las buls, los hombres a un lado, las mujeres a otro y los niños sentados mirando de reojo. Preguntamos a Bety por qué no comían los niños y nos explicó algo que un principio nos costó comprender, pero que pudimos entender dentro la “ley de la supervivencia”. Primero comen los adultos, que han trabajado con un esfuerzo físico importante y necesitan reponer fuerzas, después, si sobra comida, los niños que a menudo se quedan sin nada que comer en todo el día. La comida es escasa, no llega para que coman todos y, aunque lo hagan, nunca se sacian. De esta manera se asegura la supervivencia de la fuerza de trabajo y los niños que sobrepasan cierta edad, alrededor de los 5 o 6 años, son los más fuertes, preparados para soportar todas las penurias que les deparará el futuro. Para nosotros se hacía duro, casi incomprensible, y a punto estuvimos de poner el grito en el cielo, acostumbrados de niños a ser siempre los más cuidados, mimados, los primeros en comer. Sin embargo, si siguiesen nuestros consejos, los adultos no tendrían la fuerza suficiente para seguir trabajando, lo cual disminuiría progresivamente la comida familiar. Por otro lado, es duro decirlo, alimentarían a niños que posiblemente morirán igualmente en poco tiempo. El resultado final sería mayor número de muertes por desnutrición. Así está el mundo, mientras en un lado rebosan los platos, tiramos comida, nos empachamos, en otros muchos países hay personas (tan humanos como los otros) que tienen que luchar por sobrevivir, repartiéndose lo poco que hay de la manera más eficiente posible para poder seguir viviendo. Por suerte ese día los adultos dejaron parte de bul para los pequeños, algunos comieron tímidamente, otros, demostrando más orgullo personal que falta de apetito, no quisieron.

Al día siguiente, acompañamos a Bety y a Juanita a un “asunto diplomático”, había que ir a dar el pésame al jefe gulay, el aniversario de la muerte de su padre había coincidido con el fallecimiento hace unos días de uno de sus hermanos. Para nosotros supuso una oportunidad increíble, conocer al líder de una etnia. Llegamos a usa casa, una gran casa de ladrillo, a los alrededores se amontaba personas de todo tipo, muchos de ellos con una camiseta con la foto del padre. El anfitrión para agradecer la asistencia de todos, les da de comer, por lo que es habitual que estos encuentros sean multitudinarios. Además, el no asistir puede suponer graves problemas sociales y dar a entender que has tenido algún tipo de relación con la muerte de la persona.

Tras hablar con los distintos guardianes, salió a recibirnos una persona (su asistente o algo parecido) que nos acomodó en un gran salón, con sillones de cuero blanco, suelos con mosaicos de colores y muebles increíbles. Las paredes estaban llenas de fotos enmarcadas, del presidente del Tchad, del ejército y de visitas de políticos nassaras. Nos llamó la atención lo oscuro que estaba todo. Al poco rato salió el jefe, un hombre de gran talla, vestido de blanco hasta los pies. Compartidos unas palabras intranscendentales, unos apretones de manos y fuimos a dar el pésame a la segunda personalidad, Madame Virgo, hermana del fallecido y del actual jefe, que ocupa un importante cargo en Mondou, capital económica del Tchad. Se alojaba en una casa distinta, también rodeada de personas que bailaban, cantaban y bebían alrededor del gran árbol de la entrada. Estaba en una gran silla, acorde con sus desproporcionadas dimensiones (aquí la obesidad es signo de riqueza, muestra que puedes comer, y cuanto más rellena más deseada es la mujer) elevada sobre un bordillo de cemento y rodeada de mujeres sentadas a ras de suelo sobre esterillas de paja, que le hacían todo tipo de reverencias y halagos. Nos permitieron sentarnos frente a ella, en sillas, y darle el pésame de frente, cosa impensable para el resto, que se amontonaban a los lados o detrás de su “trono”. Con un torrente de voz atronador nos dio mil y una veces las gracias por nuestra visita.

Aquella noche, Juanita se puso al mando de la parrilla y empezó a asar un montón de filetes que habías cortado y macerado por la tarde. Hicimos una gran cena, hacía tiempo que no le hincábamos el diente a un filete ¡qué maravilla! Carne, bollos, pasteles… Al terminar nos pusimos alrededor del ordenador para ver una película que a ellas les tocaba especialmente “Caminantes”. “Hay muchas y diferentes formas. Se puede caminar mirando al cielo, hay quienes caminan haciendo equilibrio, otros dando saltos,(…) se puede también caminar como el caracol, despacio, pero que sabe que lo importante es caminar.”

Hospital St. Michel

La primera visión cuando llegas un hospital, que ya os hemos descrito en alguna ocasión, es impactante. Mucha gente sentada en una gran explanada bajo la sombra de los árboles, son los familiares de los enfermos que, durante todo el periodo de su estancia, viven allí, cocinándoles y dándoles todo el cariño posible, quedándose hasta más de cuatro meses viviendo ahí. Ya os comentamos la importancia del hospital en la ciudad y la zona del alrededor, se decidió esa ubicación por la escasez de recursos sanitarios, y son muchas las personas que se desplazan hasta Donomanga durante muchos kilómetros. Hasta allí llegan numerosos “bororós”, una etnia nómada que recorre los caminos en caravanas sentados sobre sus burros, las mujeres, de tremenda belleza, tienen obsesión por la decoración corporal, pendientes, collares, tintes, vestidos preciosos…

El hospital se inauguró hace tres años. Tiene una gran extensión de terreno y varias construcciones: pabellón de oficinas y gerencia, consultas, quirófano, enfermedades contagiosas, medicina general y cirugía, maternidad y pediatría. Cuentan con una plantilla de 37 trabajadores: 1 médico, 1 matrona, 11 enfermeras, 8 auxiliares de sala, además de personal de mantenimiento, lavandería, chófer, guardianes, etc. La capacidad oficial de hospitalización es de 85 camas, aunque muchas veces son cerca de 100 pacientes los que se encuentran y deben de recurrir a esterillas para poder atender a todos ellos.

Visitamos una a una las diferentes salas, con la compañía de Silvia, Aurelia, Eve… (perdonad pero en este momento no nos acordamos de los nombres de todas) las hermanas que trabajan ahí, haciendo más de médicos que de enfermeras. De hecho uno de los principales problemas es precisamente la escasez de médicos. El actual, que además tiene que hacerse cargo de la cirugía, es del Estado chadiano y, según nos contaban, es muy buen médico pero habitualmente desbordado por gran número de pacientes. A menudo cuentan con la ayuda de médicos extranjeros que vienen a pasar una temporada o a centrarse en patologías concretas, como es el caso de los oftalmólogos zaragozanos de IluminaÁfrica.

La mayoría de los chadianos recurren a la medicina tradicional para curarse de sus enfermedades, incluso a la brujería, por lo que la gran parte de los pacientes que acuden al hospital son casos bastante graves que los “métodos caseros” no han podido solucionar, incluso hay personas que llegan con graves consecuencias debido a estos tratamientos. Es relativamente fácil encontrar medicamentos en los mercados, pero más probable aún es que no estén debidamente conservados, haciendo cierta más que nunca la expresión “peor el remedio que la enfermedad”.

La visitita comenzó en el pabellón de medicina general y cirugía, donde hay 3 grandes habitaciones, con unas diez camas en cada una de ellas, casi todas estaban ocupadas. Entrábamos, saludábamos y ellos nos respondían con un sutil gesto con caras de agradecimiento, pensando que por el hecho de ser nassara éramos médicos que veníamos a ayudar.

Uno de los momentos más duros de la mañana fue la entrada en maternidad y pediatría, en las distintas camas estaban tumbados las mamás junto a sus niños, sin separarse en ningún momento de ellos, unos dormían y otros no paraban de llorar. Muchos de los casos son por desnutrición, paludismo, meningitis, incluso muchos con graves fracturas por caídas de las copas de los árboles para ir en busca de los mangos. El cuidado de las enfermeras es continuo y además transmiten una ternura y entereza que nos dejó impresionados. Desgraciadamente a pesar de que muchas de las enfermedades que padecen tienen ya una vacuna de prevención, muchos de los casos la ignoran por la falta de información estatal sobre la importancia de éstas y otras veces es por la escasez de campañas sobretodo en las zonas más aisladas y marginales, por lo que muchos de los niños de estas zonas no tienen acceso a los pocos recursos sanitarios existentes.

El último de los pabellones era el de enfermedades contagiosas, donde se encuentran los enfermos de tuberculosis, en una habitación estaban los hombres, en otra las mujeres y niños y en otra los pacientes que se han hecho la prueba una vez y están a la espera de los resultados de la segunda para saber si deberán quedarse los dos meses que tienen que estar en el hospital hasta superar la fase contagiosa de la enfermedad. Nos comentaron que hacían falta camas para esta sala, que contaban sólo con 18 y que en ese momento había 20 enfermos.

Otro de los aspectos que nos pareció importante fue el hecho de hacer pagar a los pacientes. El pago es mínimo, por ejemplo, 18.000 francos (unos 25 euros) por cirugía y todos los cuidados y curas posteriores tanto tiempo como sea necesario, pero es absolutamente imprescindible. No solo para combatir el concepto de dependencia y ayuda, que no entraremos a debatir en este momento para no hacer la crónica todavía más larga, sobre todo para que se valore el servicio y no se produzca un abuso por parte de la población acudiendo cuando no es necesario colapsando las instalaciones.

A pesar de todas las dificultades con las que trabajan, el hospital funciona muy bien y el trabajo es excelente, y ello es posible gracias a la financiación exterior y al trabajo continuo de todos los que están allí. Las hermanas viven en el recinto del hospital, pendientes 24 horas de cualquier urgencia que pueda surgir. La gente está muy agradecida y contenta con el hospital, importantísimo para la población de Donomanga y de alrededores.

La escuela de Donomanga: ECA Juan Bosco

La escuela de Donomanga fue otro de los proyectos que tuvimos la oportunidad de visitar. Fue creada en 2001, comenzando con unas simples estructuras de paja, tal y como son aquí las escuelas. Con mucho esfuerzo, gracias a donaciones privadas y ayudas de ONG’s se ha ido mejorando poco a poco y, a día de hoy cuentan con construcciones decentes, que acogen a 325 alumnos repartidos en 6 cursos de primaria y uno de preescolar. Cuentan con 7 profesores y una directora, actualmente es María y dentro de unos meses lo será Bety. El funcionamiento general es similar al de otras escuelas que ya hemos comentado, como la Escuela Esperanza de Kelo (financiada por ADANE): aceptación de cualquier tipo de creencia religiosa o etnia y pago de matrícula, más bien simbólica, para el propio mantenimiento de la escuela. Aquí cabría de nuevo el debate de ayuda humanitaria, dependencia, etc, pero es importante que la gente participe con los proyectos, que no sean regalos sin más. También es cierto que, por muy pequeño que sea el pago, se puede producir la exclusión de los sectores más pobres dentro de los pobres. Por ello, desde las Cajas de Ahorro y Crédito, entre los distintas modalidades de crédito, estamos preparando el crédito escolar, que incidirá notablemente en el acceso a la educación de todos los niños.

No solo se centran en aspectos de la educación convencional, también en cuestiones sociales, como lavado de alimentos, higiene, cuidado personal, alimentación…Ya sabemos todos la importancia de la educación. Además se ha construido un pozo de agua, se está preparando el terreno para unas pequeñas huertas y se ha puesto en marcha un proyecto de una importancia crucial.

Hemos hablado en varias ocasiones de la dificultad de movilidad que existe. Los niños de varias aldeas de alrededor caminan muchos kilómetros muy temprano por la mañana para llegar a la escuela, algunos más de 10. Salen de casa muy temprano para poder llegar puntuales a las clases, que comienzan a las 7 de la mañana, con un desgaste físico importante. Por ello se puso en marcha un proyecto de desayunos, que no solo les repone del esfuerzo, sino que complementa su deficiente alimentación habitual. El desayuno consiste en una especie de papilla de varios cereales, cacahuetes…y un día a la semana de leche con arroz. Es financiada en la mayor parte por la ONG Donomanga, pero los padres también contribuyen aportando cereal. El resultado ha sido una mejora importante en la salud de los niños y en el ambiente escolar.

Sin embargo, se enfrentan a un problema importante y nos han pedido ayuda. Como hemos dicho la escuela ha sido construida poco a poco, a partir de pequeñas ayudas, y ha día de hoy falta la construcción de un muro que cierre el recinto. A partir de la construcción del pozo y la puesta en marcha del sistema de desayunos son muchas las personas que entran en la escuela para coger agua y comida, quitándosela a los niños. Lógicamente, es imposible dar de comer a todos, y el proyecto está centrado en los alumnos. Las aportaciones de los padres y las ayudas recibidas no son suficientes todavía para construir el muro, se tarda mucho en recaudar el dinero necesario (es increíble lo barato que es el terreno en Tchad y lo caro que es la construcción, sobre todo por los costes de importación de materiales) y la necesidad es urgente. Por eso, utilizando esta plataforma, queremos animar, una vez más, a participar en estos proyectos, que hemos conocido de primera mano.

¡Ayudanos a construir el muro!

16 comentarios:

ADANE dijo...

Manu, Mariu

Con crónicas como las vuestras, el problema no es llegar al final.

El conflicto llega cuando abres el blog con poco tiempo, empiezas a leer y ¡ya no puedes dejarlo hasta acabar! ¡Hasta volverías a releerlo para asegurarte de que no te has perdido nada! Aun no has acabado una y ya esperas la siguiente.

Es tan fácil verlo todo. Así. Como si estuvieras allí. Como si conocieras incluso a los que realmente no has visto nunca.

Es todo un lujazo poder disponer de tanta información de primerísima mano: nos sitúa y nos da nuevas alas y nuevas fuerzas para continuar trabajando. Para no conformarnos con lo que hacemos, que a veces parece mucho y a veces parece casi nada. Para querer hacer más.

Un magnífico trabajo. No sólo el que estáis haciendo con ellos y para ellos desde allí, que es mucho y muy bueno. También el que estáis haciendo con nosotros aquí, que se ve menos, pero que es igual de importante porque, ¡desgraciadamente!, hoy por hoy, continúan necesitando nuestro apoyo para poder convertir en realidad sus iniciativas.

¡Un montón de besos grandotes para vosotros y para repartir!

Francesc i Mireia

Nuria dijo...

Hola chicos!! hay que ver las pedazo de cronicas que escribis ultimamente. Nos dais la oportunidad de conocer nuevas culturas, nuevas formas de vida...
Me ha dejado muy impactada lo de que los niños no coman...Realmente puedo llegar a entender su razonamiento pero me parece muy fuerte. Todos sabemos que aqui derrochamos comida, que nos quejamos de vicio, pero el hecho de verlo o que te lo cuenten de 1a mano te hace reflexionar.
Me ha parecido my duro y a la vez muy interesante la parte del hospital i de la escuela. Seguid contandonos cada lugar que visiteis, cada cosa nueva que aprendais porque nos haceis reflexionar y mucho.

Besitos y cuidaros!!

Anónimo dijo...

¡Hola! Estaba muy interesado en la crónica sobre vuestro viaje a Dono-Manga. Me ha gustado mucho. Sin embargo, he de hacer una matización, en honor a la verdad.

El hospital no ha sido financiado "especialmente" por la ONG Dono-Manga y el Gobierno de Aragón. Es verdad que ambos organismos han colaborado, pero su ayuda en el conjunto ha sido casi testimonial. Los financiadores han sido muchos y resultaría demasiado prolijo citarlos a todos. Los principales han sido la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, las diputaciones de Vizcaya y Álava y los ayuntamientos de Vitoria, Santander, Ciudad Real y varios de esta última provincia. Cabe destacar, entre las ayudas privadas, a Acción Social Católica de Zaragoza, que ha ayudado mucho en el equipamiento y la logística, y a la Fundación El Monte (de Sevilla). Pero, repito, ha habido muchas otras ayudas. Todas son importantes, pero las citadas son las más cuantiosas.

En cuanto a la escuela Juan Bosco, se construyó principalmente con fondos de la Diputación de Ciudad Real.

Un saludo.

Ana Santos dijo...

POR FIN!!!! Lo que os hemos echado de menos. No quiero perder el tiempo comentando vuestra crónica, que cada vez es mas impresionante. Solo decir ¿qué tenemos que hacer para ayudar? ¿La cuenta de ADANE? Mandadnos información que empezaremos a distribuirla.
¡¡¡ CONSEGUIREMOS EL MURO !!!!
OS QUEREMOS MUCHO

ana dijo...

Ante todo deciros que os hemos echado de menos, pero no nos importa estar unos días sin saber de vosotros si después nos describis vuestras viviencias de la manera que lo habeis hecho en esta última crónica.

Que manera de explicarlo todo, realmente como dice Adane es como si estuvieras allí. Me habeis vuelto a emocionar como siempre, es impresionante todo lo que nos contais y quiero unirme a lo que dice Ana Santos, quiero que nos digais como hacemos para ayudar a construir ese muro. Entre todos nosotros y la gente que conocemos, podriamos intentar aportar esa ayuda que necesitan.

Asi que os digo a todos los que entrais en el blog, vamos a intentar poner nuestro granito de arena en ese proyecto.

Manu y Mariu gracias de nuevo por dejarnos compartir con vosotros todo lo que vivis.

Un abrazo muy fuerte.

Ana

Anónimo dijo...

Queridos chicos: Cómo os he dicho por correo, me ha impresionado vuestra crónica por lo curioso del viaje y costumbres, pero también con angustia de ver el sufrimiento al que está sometido este pueblo y sobre todo los niños.
Es su cultura pero no por eso deja de ser injusta con los más débiles, cómo son los hijos e incomprendida cómo padres que somos y que tenemos en prioridad el bienestar de ellos y quitarnos de la boca la comida, si fuera necesario, para dársela.
!!!Construiremos el muro!!!. Que no quede sin hacerse, ya sufren demasiado esas criaturas cómo para que les quiten lo poco que tienen.
A la cuenta que digáis estamos dispuestos todos vuestros seguidores. Estoy segura de ello.
Besos apachurrados para los dos y todos los que os ayudan.Chus Mamá

Anónimo dijo...

Hola, soy el titi:
Sigo aquí leyendo vuestras cronicas, tu primo Félix que se acaba de levantar me dice que os de reuerdos y besos de su parte.
Yo creo que cuando os vengais debeis de escribir un libro con todos los datos de las crónicas, porque es digno de tenerlo y leerlo de vez en cuando, para recordar como esta el mundo fuera de nuestro entorno.ya hablaremos.
Bueno os dejo que tengo que trabajar en mis tareas, os quiero y seguir por ese camino.
Besos el Titi

ainhoa dijo...

CHICOOOOOSSS, joeee que no os he escrito nada en estos tiemposss!!! Joe es que he estado haciendo algunas cosillas que ya os contaré. No he leido todavia vuestra ultima aventura pero este mensajito es para deciros que me acuerdo de vosotros.
Me voy con Dario a las fiestas del 2 de mayo y despues vamos con los demás a ver el partido Madrid-Barcelona jejeje. Wen chicos un besazoooo

Anónimo dijo...

La verdad es que es muy cierto que nos teniais en ascuas.Personalmente, esperaba con impaciencia vuestra crónica sobre DONOMANGA para escribir mi comentario.Por fin llegó.Y no nos ha defraudado en absoluto.Todo lo que relatais impresiona y nos hace pensar mucho a todos.También a vosotros , pues vuestra alma y vuestros corazones estarán mmarcados , para siempre , con esta experiencia . Hemos sufrido y llorado con la muerte del niño de Hubert.Y se ha llenado nuestro espíritu de esperanza , por el trabajo de tantas personas y organizaciones cuyo único objetivo es cambiar mentalidades sin educar y crear nuevas estructuras que proporcionen formación, salud , y trabajo para lograr una vida digna a tantos cientos de miles de personas que viven en la incultura y en la miseria.
Por quedarme con algún tema , entre tantos a elegir,lo haré con la escuela de Alfabetización de KELO,con el Hospital St. MICHAEL, y con la ECA JUAN BOSCO.Ha sido una magnífica decisión el que el acceso a la educación sea multireligioso, multicultural y multiétnico. Tenemos la experiencia del primer COLLEGE de KENIA,que por impulso y exigencia de S.JOSEMARIA, se creó bajo estas bases, en 1955, y de allí han salido los cinco últimos presidentes de ese pais y toda una clase directiva en las distintas áreas de sanidad,educación y desarrollo, que han echo de esa nación todo un ejemplo a imitar.Bien es cierto que esto no se consigue en poco tiempo.Se necesitan muchos años y varias generaciones para cambiar mentalidades ligadas a siglos.Pero hay que empezar y trabajar con mucha ilusión, como lo haceis vosotros, pues los frutos , aunque se necesiten muchos años llegarán.
Me parece una magnífica idea la del "crédito escolar".ADELANTE CON ELLO.Aunque sean los siguientes a vosotros los que recojan los resultados.No puedo terminar sin mostrar mi agradecimiento a tantas instituciones y ONG,s que ponen sus granos de arena para construir lo que será , con el tiempo , un gran edificio.Con una cita muy especial a ACCION SOCIAL CATOLICA,cuyo presidente ha dejado todo para servir, aunque sea desde la distancia(Zaragoza)a los que tanto lo necesitan, y a esas monjitas, y misioneros combonianos,que han abandonado todo para servir materialmente y espiritualmente a los más necesitados.DIOS SE LO PREMIARA CON CRECES.
A vosotros , Manu y Mariu,también el agradecimiento infinito de tantos que se beneficiarán de vuestro trabajo sacrificado , y de los que conocemos a través de las crónicas periódicas el gran bien que estais realizando.Cuidaos muchísimo.Ahora con la época de lluvias teneis que adaptaros a una cicunstancia nueva.
seguimos siempre a vuestro lado y os queremos muchísimo.
Guillermo (el abuelo)

Leticia dijo...

Ese muro está tardando. Decidnos cómo hacemos. Besos

Anónimo dijo...

Hola Marius & Manus
Ya veo que coméis bien de vez en cuando, hasta comida mejicana...
Muy interesantes las crónicas, lo que más me gusta de ellas es cómo contáis de forma detallada cada situación, citando el nombre de las ciudades, describiendo cada lugar, todo redactado de forma concreta y real, muy fácil de imaginar..y cada vez con menos faltas de ortografía!!
Yo he estado este puente en Barcelona dos días viendo a mi amigO alemán Timo, que está trabajando allí; está muy bonita la ciudad, con gente de todos lados..me ha gustao mucho volver a verla. Vi alli el barsa-madrid rodeao de culés, en un bar enano todos hacinados, imaginad lo bien que me sentía yo conforme el barsa iba metiendo uno tras otro y yo me quedaba sentao mientras todo el bar disfrutaba gritando y saltando con los goels de su equipo...!
El otro día me encantó escuchar vuestras voces aunque fuera por un momento, porque el Cabe estaba ya nervioso pensando en la factura del teléfono...
En fin, que os quiero mucho, que se piensa mucho en vosotros desde la Península y que aprovechéis lo poco que os queda allí, haciendo todo lo que estáis haciendo, y mamando de todo lo que cada día stáis vivendo por allá y que seguro os está haciendo crecer como personas como nunca lo haríais desde aquí.
Adios mamoneeeeee
Vuestro amigo,
enriquito villanueva

Anónimo dijo...

¡Hola! Quiero aclarar que las religiosas que se encargan del hospital St. Michel de Dono-Manga pertenecen a la congregación de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, con casa general en Guadalajara (México). Las que trabajan en la parroquia y en la escuela Juan Bosco pertenecen a las Hermanas Catequistas de Jesús Crucificado, también con casa generalicia en Guadalajara (México).

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Mariu y Manu,estoy muy emosionada con este blog que redactan con tanto entusiassmo y que siempre dan ganas de leer hasta terminar, tienen verdaderamente un don de transmitir todo lo que ven y todo lo que viven, gracias por su generosidad y sensibilidad y el respeto con el que cuentan todo, gracias otra vez y gracias a la vida de coicidir ene ste lugar. Aprovecho tambien ADANE por su respuesta generosa y pronta al proyecto "Construyamos el muro"
Hna. Bety Toledo Catequista de Jesus Crucificado.

guille dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Hola Corazones!!
afortunadamente tenemos este medio para seguir comunicandonos, gracias por todo lo que dieron aqui en el Chad, gracias por compartir con nostras todo lo que son, gracias por el carino, gracias por la amistad.
ya los extrano, vuelvan en diciembra por favor...
un abrazo y los queremos mucho y los queremos por aqui cuando puedan. Bety

Anónimo dijo...

hola eh encontrado informacion acerca de su viaje a dono manga hace ya tiempo deseamos saber que tan recurrente es su visita a quel lugar ya que deseamos enviar algunas cosas o efectivo a la madre silvia elizabeth montes de hna superiora de las hijas del sagrado corazon que trabajan en dono manga como enfermeras podrian en viarme informacion de como contactarlos.